MI PEQUEÑA ADRIANA


Mi pequeña Adriana...
Cómo me entristece escucharte llorar
escondida en un rincón oscuro de la casa.
No sufras, pequeña...
Y tiendo mis brazos deseando aliviar
tu infantil pena inmensa.
Mi pequeña Adriana,
tú sí que me alegras,
tú eres mi fuerza, mi guardián en vela.
Tu risa me llena, bálsamo y baluarte
del dolor ardiente que me quema,
acicate de mi lucha por tu lucha,
empuje del motor de mi existencia.
Tú eres un ángel que Dios envió a la tierra
con la misión que cumples
desde que a ella vinieras.
Mi pequeña Adriana,
ve la luz de la vida en las tinieblas,
no temas al futuro, yo quiero que seas fuerte
y que nada te detenga.
Hay que llenar el morral de cosas buenas,
porque al final, la bondad es lo que cuenta.
No temas encararte a la tristeza,
serás fortalecida con las penas.
Mi pequeña Adriana,
no te escondas detrás de los sillones,
¡hay que enfrentar de la vida los problemas!

Poesía de © Blanca o. Chavez
Dibujo de © Kayla (una pequeña gran artista)

No hay comentarios :