EL DOLOR

Sufrir , sentir el dolor del corazón,
padecer sin lamentarse , morir sólo,
enfermo de una lluvia de aflicción.
Víctima de una daga
esclava clavada con dolo…

Lo que define una lágrima,
un instante de dolor congelado
en una gota .

Una hoja muerta que flota ,
el agua inerte sosteniéndola,
una tarde perenne sin noche,
el desafío ;

unos ojos que retan .
la fórmula secreta ,
es un sollozo sin queja,
es un no sentir ,
tan sólo un grito mudo ,
dejando de existir…


Poesía recogida en el libro de GALERÍA DE ALMAS de Rafael Luis Ruiz Sainz-Trápaga

◘ Comprar en casa del libro
◘ Solicitar información o comprar en Edición Personal

HOGAR GRIS

Entro en la casa,
vengo de la calle,
oigo gritos fuertes,
son los de mi padre,
mis hermanos lloran,
y llora mi madre,
quiero irme
no puedo,
no siendo a la calle,
¿qué hay aquí?
me pregunto,
sólo disputas,
no son razonables,
no se entienden,
sólo hay gritos y desaires,
de todo aquello,
dos son culpables,
no hay amor,
no hay nada,
ni siquiera...
un pequeño fuego,
la leña no arde,
sí hay miseria,
sí hay hambre,
sí hay unos niños,
no hay nada que darles,
el pan se acabó,
como el amor, si lo hubo,
que nunca lo vi,
no logré encontrarle,
yo lo buscaba,
por alguna parte,
pero no estaba,
ni en mi padre,
ni en mi madre,
sólo lo veía
cuando iba a la calle,
en otras niñas,
en ellas veía,
se respiraban otro aire,
en sus miradas,
en muchos detalles,
mas yo no quería
vivir en la calle,
a veces quería...
morir, no ver a nadie,
porque me avergonzaba,
de lo que no era culpable.



Poesía de Caridad Santa Marta que aparece recogida en el libro MIS POESÍAS

MIRANDO LA LLUVIA

Un cielo denso y persistente llora
vacilando sus aljibes
sobre la cuna de la primavera,
que apenas se distingue.

Las breves orlas de las gotas pintan
un instante su urdimbre,
destejida después en cadencioso
crepitar de planicie.

El ventanal condensa tenue espuma
en sus ángulos vírgenes;
se detiene el aliento, taciturno
por no saberse libre.

Las flores bajan sus delgados cuellos
resignadas, serviles,
cuando dilata su rumor el patio
de ciego atabal triste.

Rememoran las altas arboledas
silbidos y decires
de pájaros fugados... En los pozos,
flotan oscuros líquenes.

Como suspiro prolongado, el tiempo
parece que se olvide
de los daguerrotipos de la vida,
detenidos y grises.

La calle es un canal, donde navegan
góndolas invisibles.
Y las luces con guiños de la tarde
titilan en un índice.

Ya el monumento de cristal se agrieta.
Ya las nubes se ciñen.
Mientras , su blanco corazón deshace
líquidos alhelíes...

Poesía de Rafael Simarro Sánchez del libro CUANDO NADA IMPORTE.

◘ Comprar en casa del libro
◘ Solicitar información o comprar en Edición Personal

PENSAMIENTOS ALIRADOS

No entiendo mi poesía,
y no importa, tampoco me entiendo a mí
no entiendo tu poesía
que es lo que tú escribes, di.
Mueren en sus párrafos poetas; rip.

No entiendo nuestros sueños
me acarician los ríos bajando al mar
el destino sin dueño
nos tapa los ojos al mirar atrás.
No entiendo esas lágrimas,
el reflejo de las dunas trágicas.

La lluvia de la danza seca,
la estación del olvido,
el frío de una noche sin chaqueta.

Un pálpito, escalofríos
los fantasmas vacíos
los necios sucios,
diablos vivos
de la vereda recorrida.


Liberaron a tus siervos,
rompieron cadenas de oro
enloquecieron a los cuerdos
alegraron cada lloro.

Porque vivo en un papel,
mi poesía es infinita
en la tierra de la miel
quedó mi canción escrita.

Incitando a las musas
a buscar refugio lejos
mi trabajo de poeta
fue invocar a los espejos.

Dejar de pensar para existir
el fuego derritió tu hielo
dulce mirada, gris verano
la sonrisa mansa, un elixir.

Trepo por tu muro
escarpado
hay miradas que me observan
el faro de esa luz
oscuro.

La guadaña que corta la hierba
en mi cielo hay murciélagos
se comieron a los pájaros
los relámpagos alcanzaron
a los párrafos de tu cabeza.

Versos grabados en papel
con sangre y fuego
derribando su torre de babel
la vida es un juego
de dagas, puñales
el paseo no es eterno
sino breve
nacemos en pañales
tránsito eterno
suspiro leve.


Poesía recogida en el libro de GALERÍA DE ALMAS de Rafael Luis Ruiz Sainz-Trápaga

◘ Comprar en casa del libro
◘ Solicitar información o comprar en Edición Personal

ÁNGEL



No, no veo el futuro, quiero tenerte aquí
Conmigo lo necesito así
No pienses (rep) en mañana, vamos a amando hoy
Ahora en este momento vivir

Mi vida yo, tratare de olvidarte pero la luz
De tus ojos, brillan, eres un ángel
Que alumbra mi corazón

Yo, no quise decirte que yo no quería saber
De mi tenia miedo a sentir, pero tu, tú
Me enseñaste a enfrentarme a la realidad
Al la verdad, la realidad, la verdad

Mi vida yo, tratare de olvidarte pero la luz
De tus ojos, brillan, eres un ángel
Que alumbra mi corazón (mi corazón)

Mi vida yo, tratare de olvidarte pero la luz
De tus ojos, brillan, eres un ángel
Que alumbra mi corazón (mi corazón)

Mi ángel…

Ángel del álbum JON SECADA
Descárgate el tema en amazon
O compra el álbum en:

◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en

Corte Inglés

◘ Comprar en amazon

DANIEL

Y el niño le daba la mano
Un niño menudo para tener casi ocho años,
Profundos ojos azules que dominaban su rostro,
Cuando le explicaba novedades,
    ese divertido perrito
    esa bonita piedra,
Y las pecas en su cara,
Nadie vio un amanecer más perfecto,
    para ella,
Ella huele tan vívidamente la fragancia de
    su pelo,
    sus orejas,
    su aliento de mañana
Ella vívidamente escucha ese pequeño latido,
    que era suyo
    siempre suyo,
    y la risa,
    esa pequeña risa rasposa,
    cuando él la pilló en un acertijo.
Todo esto,
Pero esto es simplemente la superficie,
Mientras mira a su pequeño Dios rapado,
    y desnudo,
Listo para la cámara de gas.

Poesía de Laura Crist

UN ANCIANO ROMEO

Me sorprendió con su ladrar la noche
huyendo de Verona.
Apresuré los pasos, silenciosos
en el alba de alondras.

Sobre el balcón mi amada, joven perla,
daba el ser a las sombras
y en su corpiño lágrimas y besos
evaporan olas.

Al recordarla, serafines hacen
blando nido en mi boca
antes de fenecer, como crepúsculo
de perdidas antorchas.

Desnuda entre los lienzos... Paroxismo
que entrelaza palomas
y en el férvido valle de los muslos
su manantial desborda.

Yo me batí contra carnales lirios,
lucha insistente, loca,
afán, con el laúd de su cintura,
de tañer una copla.

Mas sólo fe puñal de mi tragedia,
hado ciego, derrota,
En las ventanas que asaltó mi aliento
el polvo se amontona.

Pienso, al hacer un alto en mi rutina,
que la nada me nombra
y con sus huesos pálidos de niebla
largas siluetas borra.

En esta decadencia de estaciones
la Parca ni me importa.
En este viento herido, sin cobijo,
entretengo mis horas.

No sé si tiene mi ceniza manos...
¿Qué me resta, memoria?
Casi la luz, entre delgados chopos,
y el latir de sus hojas.

Poesía de Rafael Simarro Sánchez del libro CUANDO NADA IMPORTE.

◘ Comprar en casa del libro
◘ Solicitar información o comprar en Edición Personal

SOY

Soy el instante de esperar a que amanezca,
la lluvia que ha mojado tu nombre,
y la urgencia que tropieza siempre
con silencios que me has regalado.

Aunque nadie sepa de lo que estoy hablando,
quizá si lloro lágrimas azules sobre el papel,
sabré expresarlo.
Porque me duele sentir sólo tu aliento
deslizándose por el miedo que me ovilla
y se vierte, como letal veneno,
en la antesala de mi espalda.

Crece la tela de los sueños convertidos en realidad
sin dejarme poner los días al alcance de mis ojos.
Ayer hice el amor en el centro y las esquinas del alba
y ahora estoy mucho más tranquila.
Es todo lo que deseo después del desencanto...

Poema recogido en libro LA POESÍA ES UNA ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR de Inma Arrabal

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comparar en iberlibro

EL IDILIO ROTO

Hasta la orilla del cristal brillante
del escondido lago
acuden las criaturas de los montes,
en inocente tránsito.

Allí se ven humedecer sus belfos
los gráciles venados,
mientras rizan las sombras en el agua
las bandadas de pájaros.

Donde la brisa hace sonar los juncos,
en los márgenes altos,
tiene las inconstantes mariposas
laberintos alados.

Con incansable fortaleza erigen
los olmos su palacio
y las tímidas flores al rocío
ofrecen receptáculo.

Las ondas mudan de color el rostro,
caleidoscopio blando,
conforme Helios, timonel del día,
sigue su itinerario.

Agreste estampa, que el mirar retiene
para gozar despacio;
de la Naturaleza sorprendida
intenso pulso mágico.

¡Oh, cómo me regala, me seduce
este idílico ámbito!
Mis dedos de pintor y mis palabras
tiemblan al recordarlo...

Mas también mi memoria el accidente
registra sollozando
que puso fin a la quietud de oro
del plácido remanso:

Una denotación. Después, rehalas
que azotan con su látigo.
Y dramáticamente, malherido,
huye el corzo acosado.

Poesía de Rafael Simarro Sánchez del libro CUANDO NADA IMPORTE.

◘ Comprar en casa del libro
◘ Solicitar información o comprar en Edición Personal

NO DUDARÍA



Si pudiera olvidar
todo aquello que fui
si pudiera borrar
todo lo que yo vi
no dudaria
no dudaria en volver a reir
Si pudiera espucar
las vidas que quité
si pudiera quemar
las armas que usé
no dudaria
no dudaria en volver a reir
Prometo ver la alegria
escarmentar de la experiencia
pero nunca,
nunca más usar la violencia
Prometo ver la alegria
escarmentar de la experiencia
pero nunca,
nunca más usar la violencia
Paratururuturu
paratururuturururu...
Paratururuturu
paratururuturururu
Si pudiera sembrar
los campos que arrasé
si pudiera devolver
la paz que quité
no dudaria
no dudaria en volver a reir
si pudiera olvidar
aquel llanto que oi
si pudiera lograr
apartarlo de mi
no dudaria
no dudaria en volver a reir
Prometo ver la alegria
escarmentar de la experiencia
pero nunca,
nunca más usar la violencia
Prometo ver la alegria
escarmentar de la experiencia
pero nunca,
nunca más usar la violencia
Paratururuturu
paratururuturururu...
Paratururuturu
paratururuturururu
Paratururuturu
paratururuturururu...
Paratururuturu
paratururuturururu


Descárgate el tema en amazon


O compra el álbum PARTE DE MI en:
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en Corte Inglés
◘ Comprar en amazon

EN BUSCA DEL SOSIEGO PERDIDO

Me apunté a la manifestación.
Simplemente fui.
Al principio bien, se siente uno
muy arropado,
momentáneamente
resuelto por dentro.

Compartes impresiones
con tus vecinos de consigna.
Piensas que un granito de arena
no es poca montaña

y mientras tanto

empieza a llover,
y te acuerdas de su cumpleaños,
no has ido a visitarla,
puedes ir cualquier día,
ella siempre está en casa.
Aunque no lo parezca,
está en casa.
Lo dicen las flores.

Te has acordado justo ahora:
en la fronda de una multitud
insistente
insoslayable.

La policía
empieza a disparar
pelotas de goma. Justo ahora.

Toca correr.

Gracias, prefiero caminar.

“Voy en busca del sosiego perdido”,
le comento a un agente que me alcanza
por la espalda.
“Sé dónde encontrarlo, pero no quiero ir
porque allí no hay muchedumbre.”

Me introducen
en un furgón blindado
y me dejo llevar, y el jaleo alrededor
desaparece,
y ya no sé quién soy,
y eso es maravilloso.

Poema extraído del libro BUENOS DÍAS, DON PLETÓRICO de Paco Bello

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comparar en iberlibro
◘ Comprar enEditorial Poesía eres tú

CARPE DIEM

Precisamente ahora
estoy trazando el rumbo de mi vida.

Ahora, cuando me estalla en la cabeza
toda la petulancia de saberme
vivido siempre atado y bien atado.

Sentado aquí, el gesto adormecido
frente a la taza blanca en que aún humea
esa infusión que tomo cada tarde,
trazo rumbos y escalas.

¡Ay, vana pretensión del astrolabio!

Precisamente ahora
pienso romper los mapas de mi vida.
Prefiero andar a ciegas que al milímetro.

Poema extraído del libro TIEMPO A DESTIEMPO de José Luis Zuñiga

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comparar en iberlibro
◘ Comprar enEditorial Poesía eres tú

A DESALAMBRAR

Yo pregunto a los presentes
si no se han puesto a pensar
que esta tierra es de nosotros
y no del que tenga más.

Yo pregunto si en la tierra
nunca habrá pensado usted
que si las manos son nuestras
es nuestro lo que nos den.

¡A desalambrar, a desalambrar!
que la tierra es nuestra,
tuya y de aquel,
de Pedro, María, de Juan y José.

Si molesto con mi canto
a alguien que no quiera oír
le aseguro que es un gringo
o un dueño de este país. 


¡A desalambrar, a desalambrar!
que la tierra es nuestra,
tuya y de aquel,
de Pedro, María, de Juan y José.




A DESALAMBRAR de Víctor Jara que aparece recogido en el álbum PONGO EN TUS MANOS ABIERTAS


◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon

ÍNTIMO EQUILIBRIO

Soy un suertudo.
Mis ojos
distinguen
la Luna
de
la Noche.

Mis oídos
te redescubren
cada vez
que sonríes
por teléfono.

Mi nariz
fantasea
bajo la calma
de un árbol
primaveral.

Mis manos
consiguen
calentar las tuyas
después de la guerra
de bolas de nieve.

Mi boca
encuentra
en tu ombligo
sus ganas de existir.
Soy un suertudo.

Y algún día
lo diré sin miedo.

Poema extraído del libro BUENOS DÍAS, DON PLETÓRICO de Paco Bello

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comparar en iberlibro
◘ Comprar enEditorial Poesía eres tú