EN BUSCA DEL SOSIEGO PERDIDO

Me apunté a la manifestación.
Simplemente fui.
Al principio bien, se siente uno
muy arropado,
momentáneamente
resuelto por dentro.

Compartes impresiones
con tus vecinos de consigna.
Piensas que un granito de arena
no es poca montaña

y mientras tanto

empieza a llover,
y te acuerdas de su cumpleaños,
no has ido a visitarla,
puedes ir cualquier día,
ella siempre está en casa.
Aunque no lo parezca,
está en casa.
Lo dicen las flores.

Te has acordado justo ahora:
en la fronda de una multitud
insistente
insoslayable.

La policía
empieza a disparar
pelotas de goma. Justo ahora.

Toca correr.

Gracias, prefiero caminar.

“Voy en busca del sosiego perdido”,
le comento a un agente que me alcanza
por la espalda.
“Sé dónde encontrarlo, pero no quiero ir
porque allí no hay muchedumbre.”

Me introducen
en un furgón blindado
y me dejo llevar, y el jaleo alrededor
desaparece,
y ya no sé quién soy,
y eso es maravilloso.

Poema extraído del libro BUENOS DÍAS, DON PLETÓRICO de Paco Bello

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comparar en iberlibro
◘ Comprar enEditorial Poesía eres tú

1 comentario :

Blanca C dijo...

Bello poema. Es casi como si yo lo hubiera escrito, como si el autor se lo hubiera plagiado de alguna de mis libretas, o percibido en una de ellas, invisible...los veinte, los ideales, las carreras, el gas lacrimogeno, las piedras, la impotencia...