LA LLUVIA

La lluvia nos sorprendió,
el pelo se me mojaba,
en aquella tarde gris
cuando el invierno llegaba.

Me invitaste a una copa,
mientras la lluvia cesara,
entramos en aquel bar
donde una música sonaba.

Había un viejo piano,
que un viejecillo tocaba,
las notas que de él salían,
melancolía derramaban.

Nos sirvieron de beber,
a la vez que tú me hablabas,
del amor que me darías
si ese amor yo lo aceptara.

Detrás de una copa hubo otra,
y la tercera llegaba,
entre el alcohol y tus besos,
de mí misma me olvidaba.

La sala escasa de luz,
y la música te ayudaban,
lo tenías muy pensado
la lluvia fue tu aliada.

Era tarde, anochecía,
y la lluvia no cesaba,
me subiste a una alcoba
que tenías preparada.

Todo lo que me decías,
nada más que eran palabras,
esperaste esa ocasión
esa tarde lo lograbas.

Quise salir de aquel bar,
no pude, me mareaba,
viste que era el momento
para llevarme a una cama.

Después de hacerme tuya,
de amor ya no me hablabas,
por culpa de unas copas
me quedé por ti marcada.

Cuando quise darme cuenta,
a ti ya estaba entregada,
maldije la tarde gris,
y a la lluvia que me mojaba.



Poesía de Caridad Santa Marta que aparece recogida en el libro MIS POESÍAS

No hay comentarios :