NIÑEZ

Dónde se marchó aquel niño de rodillas descarnadas,
con los bolsillos llenos de preguntas,
de candidez, de ganas, de mente abierta y sincera.
Despojado de los prejuicios que contaminan la sencillez
de la tolerancia, del respeto…

Que perdonaba la mayor de las afrentas
con el gesto más pequeño.
No conocía el rencor, no sabía lo que era el odio,
vivía la vida jugando a vivirla,
lloraba antes de reír, reía antes de llorar…

Dónde se marchó aquel niño de rodillas descarnadas,
que nunca quería dormir para continuar soñando,
que sólo se detenía cuando el agotamiento se lo llevaba,
que no entendía el por qué de las diferencias
que designan diferentes, marginales…

Que construía mil mundos en lo sutil de un matiz,
solamente poseía la energía de la ilusión,
el poder de la verdad, la fuerza de la inocencia,
la sabiduría de la ignorancia…


Sigo escudriñando entre mis recuerdos
para que no me lo arrebate el olvido.
Respiro con el anhelo de rescatar un pedazo
de la esencia de aquel niño de rodillas descarnadas…

Poema extraído del libro DIÁLOGOS CON MI CONCIENCIA (Dios no me quiere
y el Diablo me tiene miedo)
de José Ramón Marcos Sánchez

◘ Comprar en bubok

A VECES

Hubo un día que conocí a un tipo del que aprendí,
a veces.
Era oscuro, extraño, solitario,
quizá porque no le quería ni su propia compañía.
Hasta la sombra en la noche le esquivaba;
pero no sufría, se le había olvidado,
ya no sabía hacerlo…

Comentaba que un día
con causa pero sin motivo se olvidó…
Se olvidó quién era,
como si fuera el resultado
de un fallido ensayo del tiempo.
No era feliz, tampoco era desgraciado, no.
Simplemente “No Era”, no era “Nada ni nadie”.
y por eso abusaba de la vida.

Siempre decía que no la cuidaba porque no le pertenecía…
Yo le entendía, a veces…
Recuerdo que un día sonrió,
nunca supe por qué,
sólo sonrió. Sólo una vez.

Creo que lo quise, a veces…
Un día compartíamos un pequeño asiento
de cuero negro y un volante.
Quizá el timón de la vida.
Él giraba hacia un lado, yo le seguía, a veces;
pero en el último momento giré al otro lado
y el volante partió.
El cielo se nos vino encima.
Él murió. Yo también, creo, a veces.

Recuerdo que estaba inerte, en paz
y que su rostro dibujaba una sonrisa.
¡Qué ironía muerto sonreía!
Nadie le lloró, nadie le echó de menos.
Yo si lo lloré, yo le sigo llorando,
yo le echo de menos, a veces…
Yo me cambiaría por él, a veces.

Poema extraído del libro DIÁLOGOS CON MI CONCIENCIA (Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo) de José Ramón Marcos Sánchez

◘ Comprar en bubok

ABUELO DEL MAR

Marinero de blanco cabello
el mar te robó los años,
hoy frunces el ceño
son altos los peldaños.

Estos no son altos
allí siempre estuvieron,
un poco desgastados
como hoy están tus huesos.

Tallando está un barco
a su nieto va a regalar,
también a otros niños,
le llaman abuelo del mar.

Mirando está el horizonte
nostálgico y deprimido,
soñando con tiempos pasados
¡abuelo despierta! ¿estás dormido?

No estoy dormido niño ¡no!
solo recordando,
aquí amé a tu abuela
aquí besos tantos.

Aquí playita mía
aquí noche de clara luna,
aquí quise a tu abuela
aquí como a ninguna.

No te deprimas abuelo, ¡no!
con tiempos pasados,
papá y yo te queremos,
mamá de ti está cuidando.

Porque tú te mereces todo
porque por ti estoy vivo,
porque soy fruto heredado
de tanto y tanto cariño.

Poema extraído del libro MI TELA DE ARAÑA de Rosi Pretel

MI MUSA


¡Ahí está!
Caminando con aparente ausencia tangible
Belleza distraída
Sus pasos parecen alas que elevan su plácida fisonomía
hasta la ausencia total de mi cordura
Sus caderas me clavan el puñal de la insidia
con chorreante pigmento impúdico
Sus piernas elevan mis ansias
desterrándome de las profundidades de mi alma sometida
Sólo es una mujer, me repito
pero igualmente agonizo por ella
Entre tantas hoy
ella es mi musa, mi mimosa, mi diosa, mi inconcusa
Atormentado intento alejarme
pero abocado al error, siempre regreso a mi ilusión ilusa
desconcertante

Poema extraído del libro CUANDO TU VOZ ME NOMBRA de Jorge Álvarez Camacho

TURNO

Ahora que estamos reunidos
meditando en el silencio,
el significado vivo
que encierran en sí los versos,
quiero expresaros a todos
y al sincero pensamiento,
el sentir de la palabra
porque me sale de dentro.

A los que aquí me escucháis,
con el debido respeto,
poetisas y poetas,
rapsodas de labio inquieto,
comentaristas de grupo,
y en fin a todos, hoy quiero,
dejar a la poesía
en su lugar y por eso,
recitaré con soltura
con arte y con sentimiento.

Y después de haberlo dicho,
y después de haberlo hecho
sin afán protagonista,
con humildad, con misterio,
finalizaré mi turno,
no sin antes concederos
a los hombres un abrazo
y a las mujeres un beso.

“Ahora que estamos reunidos
meditando en el recuerdo”.

Poema extraído del libro CAFÉ BOULEVARD de Juan Antonio Galisteo

◘ Comprar en narrador.es

LA ENIGMÁTICA ORGANIZACIÓN

Vienen las palabras a reclamar lo suyo,
lo substraído.
Fuera de los campos de trabajo,
se mueven cuidadosas como la porcelana
o el primer día de abril.
¿No percibes el aroma hidrófilo
de sus hojas de mazorca,
el sudor argonauta de su grano?
Existen.
Existe el aviador que lee braille en la noche.
Existe la bizca que lleva voces bajas
en su paje de erizos.
Existe la boca de la literatura,
la loca que habla sola
como una medusa.
Existe la boca del pozo que enjambra,
pulposa, mal hablada,
protegiendo los suyos.
Existe otra saudade.
Existe el tren donde viaja una saudade
desposeída.
Duermen las palabras
bajo el alzheimer de los puentes.
En las alcantarillas se desarrolla la historia:
los falsos testigos torturan a los poemas.
En el tormento de la asfixia,
pierden el aire,
la valiosa información.
Se salvarán los que simulen la muerte
en un esplendor de hierba.
O los que recuerden un romance de ciego
donde todo se cuenta
sin esperanza y sin miedo.
O aquellos que rescaten la enigmática organización
de las palabras en vilo.

Poema recogido en el libro LA DESAPARICIÓN DE LA NIEVE de Manuel Rivas

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés

SIN PEDIR NADA

En el reverso de esta moneda que es mi vida
en un oscuro rincón de mi desván
en el punto cardinal más opuesto, en un enigma
en el reflejo de un escaparate huidizo
allí te encontré por vez primera
Contigo trajiste paz, punto y aparte
el cero, la casilla de salida
el comienzo de una vida ingenua
aire puro, versos de bienvenida
futuro, sueños, luces, ficción
alba, viento, palabras, emoción
trajiste el cielo en tu maleta
cuando te sentí por vez primera
Entre los restos hundidos de mi silencio
en el grito callado de mi alma herida
en el azar de mi soledad superviviente
en la mirada hipnótica de mis miedos
En aquellos lugares me encontré contigo
y me dijiste: durará mil años
la distancia es corta y posible
si no pierdes fuerzas mirando atrás
Me regalaste una entrada
para asistir al resto de mi vida
y no sé si podrás acompañarme
en el camino que abriste para mí
porque mi maleta pesa demasiado
a pesar de la libertad y la paz
que me entregaste
sin pedirme
nada
a cambio.

Poesía recogida en el blog DIARIO DE UNA RESURRECCIÓN

ABUELA

Lloro porque te fuiste
por tu voz que no escuché,
no supe que decías
cuando a tus ojos miré.

Lloro por tus hijos
por la pena que me dan,
no esperaron tu partida
para dejarse de hablar.

Y siempre es lo mismo
don dinero por medio,
maldito egoísmo
que no tiene remedio.

Como personas dáis pena
si tan barato vendéis el amor,
por unas pocas monedas
Judas se vendió.

No iré a llevarte flores
donde tú no puedes olerlas,
te recordaré con amores
como mereces, ¡abuela ¡

Poema extraído del libro MI TELA DE ARAÑA de Rosi Pretel

LID DE BREZOS

La sombra de tu nombre me asombra
porque me nombra en medio de esta penumbra de
promesas
pues aún sueño con verlo junto al mío.

Tu nombre significa
besos y abrazos que hacen vibrar a los exánimes
Tempestades, tormentas…

La esencia de tus labios
grandeza
es la felicidad ilícita de una realidad ilusoria
Es la ausencia de la inocencia cuando me besas
Malversación de rosas y roces
Derrota de tus grandes promesas.

Eres sombra, mi bien querida oscuridad
porque nunca el sol, lid de Brezos
nos encontró abrazados

Haberte encontrado es…
… creer haberte creado.


Poema extraído del libro CUANDO TU VOZ ME NOMBRA de Jorge Álvarez Camacho

A PUNTO DE ROMPER

QUÉ divino fracaso, qué ventura,
haber pasado más de media vida
tratando de nombrarte y no lograrlo,
haber sido incapaz —tantas vigilias
y tantas vanas fuerzas— de decirte,
palabra tras palabra, inútilmente,
y verte ahí, delante de estos ojos
que te contemplan tras volver del sueño.

Verte en el vaho que orla la ventana,
en el bosque intrincado de las ramas
heridas por la luz que aquí nos filtra
dejándonos a punto de romper,
clara realidad, que estallas siempre,
una vez y otra, de tus propios límites
y nos enseñas un principio en todo
cuanto vemos y ansiamos pronunciar
de alguna forma.

Poema extraído del libro NOMBRES DEL ÁRBOL de Antonio Moreno

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés