ABUELA

Lloro porque te fuiste
por tu voz que no escuché,
no supe que decías
cuando a tus ojos miré.

Lloro por tus hijos
por la pena que me dan,
no esperaron tu partida
para dejarse de hablar.

Y siempre es lo mismo
don dinero por medio,
maldito egoísmo
que no tiene remedio.

Como personas dáis pena
si tan barato vendéis el amor,
por unas pocas monedas
Judas se vendió.

No iré a llevarte flores
donde tú no puedes olerlas,
te recordaré con amores
como mereces, ¡abuela ¡

Poema extraído del libro MI TELA DE ARAÑA de Rosi Pretel

1 comentario :

Hasta los cojones. dijo...

La belleza de las palabras que forman una poesía no tiene cabida en una sociedad abocada a su auto destrucción, y, a su vez, son las únicas palabras que pueden salvar el último aliento de humanidad que nos queda. No abandonéis, sois nuestra única esperanza.

Besos y abrazos.
Suerte en el concurso.