PERDÓNAME

Perdóname cuando soy aquel que no reconoces,
ese que no reconozco cuando olvido que nunca debo olvidarte
y convierto mi cercanía en la más infranqueable de las distancias,
y vivo sólo hacia dentro, sumido en mi propia lejanía,
y te ausento sin compartirme…

Perdóname por todas las veces que no demuestro cariño,
que hago que tus sentimientos se ahoguen en incomprensión,
y te aterra la idea de perderme, de perderte…

Cuando alcanzo a entender el dolor de tu dolor
me tortura ser la causa, me odio por evadirme,
por ponerme por delante, por no ser aquel…
que renunciaba al tiempo sin tu compañía,
por no ser el compañero que te merezca…

Perdóname por callarme tantas veces
lo sencillo de un “te quiero”,
por amarte en el silencio,
por no ser capaz de desnudar lo que siento,
por ser tan necio de morir por conseguirte,
de matar lo que ya tengo…

Perdóname cuando olvido que nunca debo olvidarte…

    Poema extraído del libro DIÁLOGOS CON MI CONCIENCIA (Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo) de José Ramón Marcos Sánchez

◘ Comprar en bubok

NADIE NOS VIO


Fotografía:
© Todos los derechos reservados por javierchaouiw
¡Me dices qué nadie nos vio cuando nos amábamos!
¡Me dices qué nadie escucho el juramento de amor qué me prometiste!
¡Me dices qué hoy te alejas de mí porque el amor que alguna vez me juraste se termino!
Y cómo quedo yo ¿Te lo has preguntado?
El amor no nace de un destello de luz; el amor es una semilla que se siembra en el corazón y que se cuida regándola con la sinceridad de nuestra conciencia.
¡Me dices que nadie nos vio y escucho!
Pero ¡si hay testigos!
El viento trae el eco de tu voz, diciéndome ¡Te Amo!
¡Las estrellas y la luna nos dicen que nos vieron cuando nos amábamos!
Pero tú prefieres ignorar a los testigos de nuestro amor.
Y te alejas de mí, cómo se aleja el arco iris cuando se le quiere tocar.


Poesía recogida en el blog POEMAS DE JOSÉ ARIAS YNCHE

TOCANDO MADERA


Voy a cruzar bien los dedos
ponerme algo rojo
estrenar algo nuevo
y tocando madera.
Voy a coger carrerilla
soltarlo de golpe
mirarte de frente
y confiar en la suerte.
No tiene que ser tan complicado.
Otros ya lo hicieron sin cuidado.

Y ahora cojo aire
te miro, respiro
lo suelto de golpe
que quiero contigo
si sigo disimulando
voy a rebentar.
Y ahora cojo aire
te miro, respiro
lo suelto de golpe
que quiero contigo
desde que te vi mi cuerpo
no para de bailar.

Me pongo mi falda nueva
con aquel colgante
que me daba suerte
aunque tú te rieras.
Y asi quizas yo consiga
inclinar la balanza
y que al final del todo
te quedes conmigo.
No tiene que ser
tan complicado.
Otros ya lo hicieron
sin cuidado.

XXXI

De lo simple a lo profundo,
de lo superficial a lo complejo,
de lo cursi a lo poetico, del llanto a la nada.
Vida, muerte. ¿Después?
Sólo queda la nada infinita de tu ser o de nuestro ser.
De lo simple a lo complejo, de lo cotidiano a lo especial.
Es como la escalera infinita desde el primer escalón
hasta el infinito; el que no sabremos nunca a dónde nos lleva.
De lo simple, de lo cotidiano,
de lo perverso a lo más puro, el nacimiento de un niño ,
de un nuevo amor, el final de un amor.
Como te quedas sin fuerza para más , como piensas
que !!ya!! Y de pronto otra vez estás envuelto
en otro.
De lo simple a lo profundo de las cosas: Es lo infinito
de lo sencillo del verbo amar.

Poema extraído del libro FÁBULAS MILENARIAS de Felipe Alarcón Echenique

◘ Comprar en bubok

ETERNAMENTE MÍA, ETERNAMENTE TUYO

Lo siento,
sé que esta no es la forma más adecuada de despedirme.
Pero a mí, que normalmente me sobran las palabras,
en esta ocasión no las encuentro.

Quería decirte muchas cosas
que se me vienen ahora a la cabeza…

Recuerdo,
cuando a pesar de no tener demasiado,
nosotros teníamos sufi ciente
y tú te quedabas sin nada.

Recuerdo,
como siempre eras la primera
en dar un beso para calmar heridas de batallas infantiles.

Recuerdo, que siempre estuviste cerca,
sin hacer ruido, sin hacerte notar
y sé que seguirás estando…

Recuerdo una vez,
siendo adolescente,
que por aquello de un desamor
pensé que nada ya merecía la pena,
cogiste mi cara entre tus arrugadas manos,
soplaste mis lágrimas y como por arte de magia
la herida se cerró un poquito
y mi madurez se abrió otro poquito…

¡Ya ves!
cosas que en el momento de valorar, igual no hice.

Cosas pequeñas que son tan grandes,
de esas que sanan las cicatrices del alma
y que nunca se olvidan, de las de perpetua añoranza.
De esas que hacen que hoy,
cuando ya han confirmado tu marcha,
aflore la mayor de las cobardías
y no sea capaz de decirte ¡hasta siempre!

Porque a tu lado no me vale recordar,
¡sólo me vale vivir!…

Perdóname abuelita
no he sabido estar a la altura.
Eternamente mía, eternamente tuyo.

    Poema extraído del libro DIÁLOGOS CON MI CONCIENCIA (Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo) de José Ramón Marcos Sánchez

◘ Comprar en bubok

Tú, pronombre personal
De mi vida,
Adjetivo
Que adornas mi alegría,
Gramática
Con que habla mi corazón,
Sujeto pasivo de mi alma,
Ven,
Ven con tu cara de perífrasis de luna,
Con la superlativa belleza de tus ojos,
Con el gerundio de cómo te vivo,
Ven, ven y pon tildes de amor
Sobre el paréntesis de mis labios.


    Poema extraído del libro POEMAS ARTIFICIALES PARA VÍRGENES QUINCEAÑERAS de Pedro J. Moriche Hermoso

◘ Comprar en bubok

ANTES DE QUE CUENTE DIEZ

Fito & Fitipaldis - Antes de Que Cuente Diez



Puedo escribir y no disimular
es la ventaja de irse haciendo viejo
no tengo nada para impresionar
ni por fuera ni por dentro.

La noche en vela va cruzando el mar
porque los sueños viajan con el viento
y en mi ventana sopla en el cristal
mira a ver si estoy despierto.

Me perdí en un cruce de palabras
me anotaron mal la dirección
ya grabé mi nombre en una bala
ya probé la carne de cañón
ya lo tengo todo controlado
y alguien dijo no, no, no, no, no
que ahora viene el viento de otro lado
déjame el timón
y alguien dijo no, no, no

Lo que no llegará al final
serán mis pasos, no el camino.
No ves que siempre vas detrás
cuando persigues al destino.

Siempre es la mano y no el puñal
nunca es lo que pudo haber sido
no es porque digas la verdad
es porque nunca me has mentido.

No voy a sentirme mal
si algo no me sale bien
he aprendido a derrapar
y a chocar con la pared
que la vida se nos va
como el humo de ese tren
como un beso en un portal
antes de que cuente 10.

Y no volveré a sentirme extraño
aunque no me llegue a conocer
y no volveré a quererte tanto
y no volveré a dejarte de querer
dejé de volar me hundí en el barro
y entre tanto barro me encontré
algo de calor sin tus abrazos
ahora sé que nunca volveré.

XVII

No sé por qué te quiero tanto,
si nunca he querido a nadie o nadie me ha querido,
o a lo mejor no me he dejado querer
como a ti me he entregado.
¡Quiéreme siempre como ahora hasta el final!
Amame como soy con mis defectos y virtudes,
con el desorden de todos los dias,
con la música de rock sinfónico que escucho más y más alta
porque quiero meterme en la piel de cada sonido.
¡Ámame! ! Como el llanto de mi guitarra,
como el verso impregnado de tu rosa piel,
ámame como el árbol a la tierra o como el pajaro al aire,
ámame como la prosa dura de mi verso o el vapor que mata
todas las impurezas.
¡Ámame!
No importa mi raza, por suerte hablamos castellano o español.
Pero, si tuvieramos que hablar, sólo bastarían los gestos
y los besos; nos sobraría el lenguaje.
Sólo saldrían las palabras como aquel instante cuando te conocí.
Arropada y tímida , con mirada fría.
Mi encendida alma te abrazo y te convertí en mía
todos los días , de lunes a domingo
al final del mes y al principio, ¡qué más da!
¡Ámame! Como yo nunca amé.
Te quiero porque eres como yo pensaba
cuando me acercaba a una mujer.
Eres, serás , lo que siempre busqué; el amor más
inocente y puro.
No es el amor más viejo y con experiencia el que marca.
Para mí sólo una simple sonrisa de tu boca,
una nítida mirada de tus ojos, desnuda lo tímido del yo
que se escondía como trofeo y nunca pensé que algun día
me sacarían.

Poema extraído del libro FÁBULAS MILENARIAS de Felipe Alarcón Echenique

◘ Comprar en bubok

GRACIAS

Era tarde, la noche no cerraba del todo,
pero aunque escasas,
todavía dejaba adivinar siluetas…

Estaba sentado en un viejo banco de esos de siempre…
De esos que no permiten que el diseño les derrote,
de esos de casa…

La escena me invitó a la nostalgia,
no supe decir que no
y me abandoné en pensamientos lejanos.

Recordaba un patio, un colegio,
la hora de la merienda, el olor a nada, el olor a todo…

Me sentí vacío, quería retroceder,
estar en el regazo de mi madre, en su vientre.
Volver a vivir para saber vivir,
para recordar mejor,
para añorar lo hecho no lo dejado…

Era triste, pero a la vez bonito…
La gente pasaba por delante de mí,
me sentía como una prolongación de aquel banco.
Nadie sabía de mí, yo no sabía de nadie.

Me fijé en una figura que me pareció reconocer.
Sí, vagamente; pero sabía quién era…

Era una mujer mayor, que siempre
andaba pidiendo limosna por la zona,
que me hacía acelerar el paso
o cambiarme de acera cuando la veía.

A veces la miraba con desdén o soberbia.
Otras simplemente esquivaba la mirada,
bajaba los ojos…

Hoy, ella me miraba a mí, fi jamente, dulcemente,
casi como lo hubiese hecho mi madre.
Extendió sus brazos y con un gesto me ofreció un abrazo…

Aquella mujer me ofrecía más de lo que yo
nunca podría entregar, me ofrecía cariño.

La abracé con toda la fuerza de tantos abrazos perdidos
y balbuceando sólo pude decir… ¡Gracias!

Poema extraído del libro DIÁLOGOS CON MI CONCIENCIA (Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo) de José Ramón Marcos Sánchez

◘ Comprar en bubok

AGRADECIDO

¿Qué pedirle a la vida?
mucho ya me ha dado,
en mi corto recorrido
soy un privilegiado.

Tengo trabajo y amigos
un techo para cobijarme,
una madre que está dispuesta
de atenciones colmarme.

Soy su niño querido
me cuida con esmero,
aunque un tanto crecido
sigo siendo un zalamero.

Debo más que me deben
a la vida y a mi madre,
el motivo de estar vivo
ellas fueron las culpables.

Poema extraído del libro MI TELA DE ARAÑA de Rosi Pretel

XI


Si tuviera todas las blancas hojas del universo
escribiría mis versos en la nítida noche.
Llenaría todas las paredes y espacios en blanco con tu nombre.
No sé por qué, suene despierto o dormido,
a todas horas necesito hablar de ti u oír tu bella voz.
No sé tú, pero yo me siento atraído a escribir lo que
por mis venas corre y es la necesidad de decir a gritos
lo que siento.
Pero me da miedo, que otros, sientan envidia.
Mejor llenaré todos los papeles grises con tu nombre,
y así te dedicaré mi tiempo y mi obra.
Así convertiré todos mis dibujos, en obras de arte,
y el graffiti de tu nombre lo recrearé en todas las latitudes
y así no quedará muro o espacio donde aparezca tu nombre.
Podrá borrar el tiempo mi risa o tu gracia, pero ninguno
podrá borrar tu nombre de donde estará impregnado,
con la tinta de mi sangre o la sangre de tu sangre.
Así sólo el espíritu de nuestro amor, resistirá
el paso del tiempo.

Poema extraído del libro FÁBULAS MILENARIAS de Felipe Alarcón Echenique

◘ Comprar en bubok
Fotografía de Felipe Alarcón Echenique que podrás visitar en su página.