Todo ser humano tiene en su
interior, en su alma,
un sonido bajito, su nota,
que es la singularidad de su ser,
su esencia. Si el sonido de sus
actos no coincide con esa nota,
esta persona no puede ser feliz.
    Anónimo

No hay comentarios :