ESPÍRITU AFLIGIDO

Sola me encuentro por dentro,
sola mi mísera vida,
sola estoy aquí en silencio,
esperando mi partida.
Soledad de mi alma inquieta,
soledad de mis tinieblas,
soledad de mis recuerdos,
soledad nunca te alejas.
Son tantos años morando
en mi espíritu afligido.
Que hasta el final de mi vida
estará siempre conmigo.


    Poema extraído del libro DOLOR DE UN ALMA BLANCA de Mª Consuelo Franco Gútiez


◘ Comprar enEditorial Club Universitario

NOVIEMBRE EN LAS FACHADAS

Lo que me ha detenido
es la esgrima entablada
entre el sol y la sombra,
los bordes exultantes
donde el presente se hace agudo.

Color negro luchando contra un dorado heroico
que se desmayará.

Desaliento de norte, intensidad de oeste:
alas paralizantes de noviembre.

Yo que me dirigía, yo que andaba,

yo que hubiese llegado a qué lugar
sino a la cápsula conclusa y terca
de mi nombre,
he sido detenido
por salientes y planos y humedades y fuegos.

Suena un gran latigazo silencioso.

Noviembre manda
sobre las cosas cúbicas, sobre las dimensiones;
desprecia nuestros juicios
y nuestros laberintos.

A su estrategia impune no le importa,
para vencernos,
lastimar la luz.

    Poema extraído del libro PIEDRAS AL AGUA de Antonio Cabrera

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac

LA ETERNIDAD DE UN SUEÑO

Y no habrá ningún sonido
el día que tú te mueras.
Será todo silencioso,
como tu gusto en la tierra.

Y la soledad de piedra
serás tú fiel compañera,
eternamente a tu lado
aunque tú ya no la sientas.

Sordo quedó para siempre
el ruido de las cadenas,
el estallar de tu sangre
por latigazos en ella.

El silbar de las serpientes
en los espacios con rejas,
el chillido interminable
de tu pobre mente enferma.

Los éxtasis tenebrosos
de rigidez indomable,
como hierro, que no queman.

Y pasarán unas sombras
por delante de unas velas
para que vean bien claro
tu fría cara de cera.

Y quemarán tus sentidos,
y el polvo de lo sufrido
se elevará a las estrellas
naciendo los resplandores
que alumbrarán las tristezas
iluminando las mentes
oscuras por muchas penas.

Será una lluvia de amor
para la marginación
que ve la luz en tinieblas.

¡Te mereciste vivir!
Te lo negó la miseria
de una soledad vacía...
que no entendió lo que eras.

Un nacer no deseado
sin cariño y con pobreza.

    Poema extraído del libro DOLOR DE UN ALMA BLANCA de Mª Consuelo Franco Gútiez

◘ Comprar enEditorial Club Universitario

LOS RECLUSOS

Hubo una época en la que nuestro deseo era
Como una bandera multicolor de ningún
País concreto. Reposábamos
En la cama, los ojos vidriosos, fatigados, como
Juguetes que los niños muertos dejan,
Y nos preguntábamos el uno al otro. ¿A qué
fin, a qué maldito fin?
Ésa era la única clase de amor,
Ese destrozarnos mutuamente,
Como reclusos desbrozando y destripando terrones
Al medio día. Éramos tierra bajo el caliente
Sol. Había fuego en nuestras
Venas y las frías noches de la montaña no
Servían para aliviar el ardor. Cuando él
Y yo nos fundíamos en uno, no éramos ni
Macho ni hembra. No quedaban
Palabras, toda palabra era aprisionada
En los viejos brazos de la noche. En
La oscuridad crecimos, mientras en silencio
Cantábamos, cada nota surgiendo del
Mar, del viento, de la tierra y
De cada triste noche como un dolor...

    Poema de Kamala Suraiya Das recogido en el libro LA VIEJA CASA DE JUGUETE Y OTRAS HISTORIAS

◘ Comprar en casa del libro

LA GOTA

Una gota cae de una hoja distraída
lo que importa es mi mirada
que sigue su caída inexorable.
La luz, milagro de veloz materia
en el universo vacío, la enciende
y se prende en ese finito prisma
mi vida.
Con ella van cayendo mis glorias y miserias.
Creo entrever microscópicas lágrimas.
¡Cuánta pasión vivida!
Goce de existir mirando la gota
en su caída.
Aún no llega al suelo dorado.
Alfombra de otoño,
le queda un espacio de misterio
que mis sentidos deben descubrir.
Aquí estoy, suspendida en el tiempo,
rozando la alfombra dorada
bebiendo cada instante de la hoja que cae.
No me correré, aquí la espero.

    Poesía del poemario BUCEANDO EN EL INFINITO de Ana María Manceda que aparece publicado en la revista digital Como el Rayo