AMIGOS

Llegan de la nada.
Abren sus puertas sin trabas.
Dan cobijo a las emociones.
Matan la soledad más profunda.
Exilian los recuerdos en el olvido.
Ayudan a vivir la realidad.
Traicionan.
Cierran sus puertas.
Rompen las emociones.
Adentran en la soledad más profunda.
Sumergen en el olvido de los recuerdos.
Matan la realidad.
Eternos si son sinceros.
Cercanos si sienten.
Vida, si son sensibles.
Ellos.
Los que siempre vienen y nunca se van.
Los que lloran si lloras.
Los que sienten si sientes.
Los que viven si vives.
Los amigos.

    Poema extraído del libro LLÉVAME CONTIGO de Rubén Jordán

◘ Comprar en casa del libro

HABLEMOS DE AMOR

Hablemos de amor…

Ligeramente, apasionadamente, como quieras

Hablemos, solo hablemos.
Ignoremos por un rato las miserias humanas.
Ignoremos por un rato la pobreza, los suicidios
Sobre todo los del alma.
Hablemos de amor…
De ese amor que nos permita
andar descalzos por la tierra y cobijados de piedad.
Hablemos de amor...
Mientras escuchamos la ligera melodía
que produce el temblor del planeta en su veloz viaje.
Hablemos de amor...
Recostándonos sobre la lava seca y fría
disimulada por hierbas y bosques.
Hablemos de amor...
Quizás aparezcan duendes mágicos
que pinten de colores sonrisas universales.
Hablemos de amor...
Quizás cuando nuestras miradas
Se bañen con gotas marinas
nos olvidemos del ligero temblor de la tierra
y vos y yo nos amemos apasionadamente
vos y yo nos amemos de tal manera
que pudiéramos derretir la lava seca y fría
que se esconde debajo de la hierba.

    Poesía del poemario BUCEANDO EN EL INFINITO de Ana María Manceda que aparece publicado en la revista digital Como el Rayo

ALLÁ EN EL HORIZONTE

Allá en el horizonte
donde el sol está muriendo,
se ve el monte de las Ánimas
todo envuelto en el misterio.
¿Se oirá tañer la campana
en el día de los muertos?
¿Saldrá espectral procesión
de las almas sin sosiego?
Así lo narraba Bécquer
en su leyenda, en su cuento,
y así deseo yo imaginarlo
aunque me recorra el miedo.
Las sombras ya van cayendo,
a lo lejos…muy distante
parece que gime el viento
en lastimoso quejido,
yo diría que es lamento…
Se hiela mi corazón
y la sangre de mi cuerpo.
Las ánimas son de aquellos
que murieron sin auxilio
y buscando algún consuelo,
en la noche de Difuntos
entonan un Miserere
que se escucha en todo el pueblo.
Relatan los lugareños,
que así expían sus culpas
y alivian su sufrimiento.

    Poema extraído del libro A SOLAS CON SELENE de Ana María Olivares Tomás

◘ Comprar en casa del libro

PALABRA

Palabra, sincera y vana
a veces ilusionada.
Palabra, que se pronuncia
en difícil circunstancia.
Palabras, causantes de odio
al momento de escucharlas.
Palabra, que empeñan seres
para merecer confianza.
Palabras, para un adiós.
Palabras, para un mañana.
Palabras, que han de quedarse
un día siempre calladas.
Cuando los seres humanos
descansen por siempre el alma.


    Poema extraído del libro DOLOR DE UN ALMA BLANCA de Mª Consuelo Franco Gútiez


◘ Comprar enEditorial Club Universitario

LA HUÉSPEDA

Sin comerlo ni beberlo
nos han encerrado en el Cuarto Oscuro
-¡la vida!-
(¡Qué cuarto de hora tan pequeño!)
¡Qué cuarto tan pequeño sin ventanas!

El mío tiene dos puertas eso sí,
una cerrada,
-¡Y sólo Dios sabe dónde está la llave!-
y la otra de par en par...

Por ella entra y sale la fulana de la angustia...
... la dejé entrar en casa,
y me pidió quedarse,
me pilló en mal momento,
y la di manta y todo.
Vino para una noche,
y ya va a hacer dos años;
... empezó a meter muebles,
y a adularme los versos...
Otras veces intenta matarme con su vino,
o con su droga barata de tristeza...
¡Voy a hacerlo!
¡Quiero deshacerme de ella...!

... El abogado dice que no tengo derecho,
que ha pasado el período...
y que ha metido muebles...
y sigo con la Huéspeda.
La zorra de la angustia anoche llegó mala...
¿Y cómo voy a echarla
si me vino preñada de esperanza.

    Poema de Gloria Fuertes recogido en el libro CÓMO ATAR LOS BIGOTES DEL TIGRE

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac

SEPTIEMBRE, EL LUGAR

I
CAMINARÁS, el sol
del final de verano
sobre la tierra
casi sin sombra alguna,
por las piedras hirvientes
que recogen
la luz, inmensurable,
y la destruyen.
Habrá pasado el tiempo.
Allí, junto al olivo,
alguna cosa,
tal vez una esperanza,
te será dada.
Y caerás, de pronto,
en los fosos fulmíneos
de la quietud.


II
Algo, tal vez un signo,
una espiga,
junto al olivo
que desnuda la tierra,
algo que no está allí
y está, como los muertos
y el sol,
en lo perpetuo,
junto al olivo negro,
tal vez la luz
que muere, el eco,
el tiempo destruido.

    Poema extraído del libro LA SOMBRA Y LA APARIENCIA de Andrés Sánchez Robayna

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon

LA AZOTEA

Bañada por un sol abotargado,
la azotea de la calle San Miguel
era el asombro de las cigüeñas
de la torre de la iglesia.
El viento la asediaba.
Y también la copla y el azulete
que añadían las vecinas a la ropa,
recién lavada en los lavaderos,
para blanquearla.
Prendimiento de cien instantes mágicos
aguantaba paciente nuestra algarabía
cuando mi primo Manolo, Miguelito y yo
remontábamos la corriente de los escalones
y, sorteando las sábanas tendidas,
nos colábamos en uno de los cuartos
para ver a Andrés
y cazar algunas lagartijas despistadas
que allí se cobijaban...

    Poema extraído del libro LOS QUE NO VOLVIMOS de Inma Arrabal