A MI PARTIDA

El día que yo me vaya,
las hojas caerán despacio.
El cielo estará nublado
pero el sol asomará
para decirme un adiós
como si fuera mi hermano.
Y mis huesos serán polvo,
y ese polvo se irá al viento,
y el aire lo llevará
a los campos de mi pueblo.
Y entre las verdes praderas
lavadas por el rocío primaveral,
y la nieve del invierno
descansaré para siempre
junto al sereno correr
de aquel limpio riachuelo,
con aguas tan cristalinas
como mi espíritu eterno.
Y mis ojos, secos y escondidos
se quedarán para siempre
en el abismo de mi mente,
y habré dormido.
El sueño de mis sueños.

    Poema de Mª Consuelo Franco Gútiez recogido en el libro DOLOR DE UN ALMA BLANCA

◘ Comprar enEditorial Club Universitario

No hay comentarios :