DEJA QUE EL SILENCIO HABLE




Deja que el silencio hable,
que cada tarde recoja el peso
de las palabras que se dijeron
y la ausencia de las que murieron,
para que sólo queden caricias lentas
en las ruinas caídas
de nuestros míseros cuerpos.

Deja que el silencio nos encuentre,
desnudos de cuerpo y alma,
ciegos a otro presente,
sordos a lamentos y ruegos,
insensibles a cristales rotos.

Deja que el silencio nos ame,
mientras el mundo tiembla.


    Poema recogido en el libro DEJA QUE EL SILENCIO HABLE, escrito por Blanca Uriarte


◘ Comprar enEditorial Poesía eres tú

No hay comentarios :