SENTIMIENTO

Cuando se arruga tu cuerpo
y también se arruga el alma,
cuando los años te pesan
y la soledad te atrapa
y allí está tras los cristales
con la mirada lejana
los recuerdos ya no existen
pues la memoria te falla
y entre las cuatro paredes
el silencio te acompaña.
Ya no sientes, ni padeces
pues tu cerebro está muerto
y el corazón caminando
apenas se oye su marcha
vegetando está tu vida
esperando que se vaya
¡Y el fuego! lo haga cenizas
que será pura energía
esparcida por los vientos
de otros tiempos.
Quizá
por otra galaxia.

    Poema de Mª Consuelo Franco Gútiez recogido en el libro DOLOR DE UN ALMA BLANCA

◘ Comprar enEditorial Club Universitario

No hay comentarios :