LA NOVIA

Llanto para sus ojos
azahar para su pecho
encajes para su piel de aurora.

Bajo sus pies temblorosos,
mil pedazos de cristal son testigos,
del aquel espejo deforme
que en la noche forjaron
los sueños febriles, delirantes,
encerrados en si mismos,
cubiertos de cal, cubiertos.

Canto para sus labios
rocío para sus manos
brisa para su pelo.

Quién se ha llevado mi muerte?
Dónde yace mi pena sin nombre?
De quién es mi cuerpo nuevo?

La tarde enciende velas rojas
que iluminan los pasos de la novia
al encuentro de un te quiero.

    Poema de Carmen Sampedro han recogido en su blog CUENTO NUBES

LUZ QUE NUNCA SE EXTINGUE


TE equivocas, sin duda. Alguna vez alcanzan
tus manos el milagro;
en medio de los días que idénticos transcurren,
tu indigencia, de pronto, toca un fulgor que vale
más que el oro más puro:
con plenitud respira tu pecho el raro don
de la felicidad. Y bien quisieras
que nunca se apagara la intensidad que vives.
Después, cuando parece que todo se ha cumplido,
te entregas, cabizbajo, a la añoranza
del breve resplandor maravilloso
que hizo hermosa tu vida y sortilegio el mundo.

Tu error está en creer que la luz se termina.
Al cabo de los años he llegado a saber
que en la naturaleza del milagro
se funden lo fugaz y lo perenne.
Tras su apariencia efímera,
el relámpago sigue viviendo en quien lo vio.
Porque su luz transforma y ya no eres
el hombre aquel que fuiste antes de que en tus ojos,
de que en el fondo oscuro de tu ser fulgurase.

No, la luz no se acaba, si de verdad fue tuya.
Jamás se extingue. Está ocurriendo siempre.
Mira dentro de ti,
con esperanza, sin melancolía.
No conoce la muerte la luz del corazón.
Contigo vivirá mientras tú seas:
no en el recuerdo, sino en tu presente,
en el día continuo del sueño de tu vida.

    Poema recogido en el libro LA CERTEZA, escrito por Eloy Sánchez Rosillo

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés

DÍAS DE VINO Y ROSAS

Conocimos días de vino y rosas.

Luego vinieron otros, reticentes
e indisciplinados, que enturbiaron el vino
y dejaron mustias las hojas rojas
de nuestras atemporales rosas.

Más tarde, agonizantes, se marcharon
nuestros días, a vivir sus lágrimas
en la penumbra del tiempo.

No queda vino, no quedan rosas,
no queda vida, sólo el olvido.

    Poema recogido en el libro DEJA QUE EL SILENCIO HABLE, escrito por Blanca Uriarte


◘ Comprar enEditorial Poesía eres tú

ESCUCHASTE


ESCUCHASTE,
casi inaudible, sumergido
al fondo de los pozos de la luz,
un rumor, una sílaba casi,
entre las aguas.

Caía, desde el tímpano,
en el espacio
de lo no dicho, de lo indecible acaso,
caía, breve
rumor salino, en el silencio.

Lo escuchabas nacer
a lo decible, desde lo impronunciado.

    Poema extraído del libro LA SOMBRA Y LA APARIENCIA de Andrés Sánchez Robayna

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon

TODO ASUSTA


Asusta que la flor se pase pronto.
Asusta querer mucho y que te quieran.
Asusta ver a un niño cara de hombre,
asusta que la noche…
que se tiemble por nada,
que se ría por nada asusta mucho.
Asusta que la paz por los jardines
asome sus orejas de colores,
asusta porque es mayo y es buen tiempo,
asusta por si pasas sobre todo,
asusta lo completo, lo posible,
la demasiada luz, la cobardía,
la gente que se casa, la tormenta.
los aires que se forman y la lluvia.
Los ruidos que en la noche nadie hace
–la silla vacía siempre cruje–,
asusta la maldad y la alegría,
el dolor, la serpiente, el mar, el libro,
asusta ser feliz, asusta el fuego,
sobrecoge la paz, se teme algo,
asusta todo trigo, todo pobre,
lo mejor no sentarse en una silla.

    Poema recogido en el libro POEMAS DEL SUBURBIO; TODO ASUSTA, escrito por Gloria Fuertes

◘ Comprar en casa del libro

FIESTA VERDE

No cayó una gota
en todo el verano,
y los árboles viejos,
en sus tertulias,
se movían mustios,
cantando plegarias
al dios de la lluvia.
Hoy, del bosque me llegan
gritos de alegría.
El roble, la encina,
el pino, la acacia
ríen contentos,
por las suaves caricias
de las gotas que avisan,
de la lluvia intensa
que amenaza viva
sobre sus cabezas.

    Poema extraído del libro DE HUMO Y NADA de Blanca Uriarte

◘ Comprar en casa del libro

GAZA



En las calles de gaza los niños
andurrean descalzos por la arena
las niñas hierven agua recogen los jegones
golpean las alfombras se mesan el cabello
con los dedos para quitarse el polvo y la arena
las mujeres se sientan en el suelo
con las puertas abiertas
se defienden del azorado sol
cubriendo sus cabezas
con lienzos blancos
hablan de hombres del hambre de la guerra
se lamentan a veces se lamentan
por los hijos heridos o perdidos
mientras los niños chicos
juegan a convertirse en hombres
y las niñas se niegan a crecer
porque no quieren verse sentadas
en el suelo con las puertas abiertas
criando tantos hijos
que habrán de ser heridos o perdidos
si un dios no la remedia

quién sino.


    Poema recogido en el libro 8000 RAZONES PARA LA MEMORIA, escrito por Mila Ramos


◘ Comprar en Ediciones Torremozas

ADIÓS MEMORIA ADIÓS


Quise olvidarte.
Más que eso,
necesité olvidarte.
Lo intenté.
Lo conseguí.
Fue tan intenso el deseo
que me pasé.
En mi cerebro hubo una fuga de neuronas
y ahora tampoco recuerdo otras cosas.
Sólo recuerdo
lo que sufrí el día de mi Primera Comunión
con los zapatos pequeños.
Lo que sufrí,
los tres años de la guerra civil,
lo que sufrí
cuando aprendí a nadar.
Pero no recuerdo lo reciente…
¿Dónde he puesto mis gafas?
¡Qué mala cabeza tengo!
Tengo mal la cabeza,
(es preferible a tener mal el corazón).
Viviré más.
Aunque no me acuerdo para qué.

    Poema recogido en el libro ES DIFÍCIL SER UNA TARDE, escrito por Gloria Fuertes

◘ Comprar en casa del libro