ERA LA ESPERA, EL MAR DE AMANECER

ERA la espera, el mar de amanecer,
las costas
avizoradas, solas,
desiertas,
la pupila solar.

Cómo brotó, pudiste
abrirla, una pupila
enhebrada a la otra, avizorar
las costas, enhebrada
luz que se vierte de remotas piedras
y atraviesa la brisa,
llena el espacio, colma
esta dispersa teoría de islas.

    Poema extraído del libro LA SOMBRA Y LA APARIENCIA de Andrés Sánchez Robayna

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon

No hay comentarios :