FE DE VIDA

Cuando naciera lunes.
También era de noche, me dijeron.

Nada especial. Los astros, el planeta
siguieron su derrota imperturbables,
ajenos a aquel nuevo y anónimo latido.

Tan sólo el alborozo de la sangre
que sintió germinada su presencia
y vio cumplido otra vez el viejo mandamiento
de burlar a la muerte
con un nuevo ser vivo.

Después pasaron meses, lluvias
y rosas incendiadas,
intervalos de sol y salas de penumbra.

La vida camino por luces frías,
dejando un rastro desleído
en el curso fuga de los granos.

Lo demás fue silencio,
palabras sin historia,
frases leves
en el andar errático del tiempo.
No hay más sucesos
que fuera digno de poder contarse.

En el alrededor,
viento de junio volando hacia el estilo,
en tanto que otro púgil
ante la eterna reyerta,
vestido con mi propia encarnadura
y ni nombres sujetos las espaldas,
desciende hasta la arena
a iniciarse de nuevo en el combate
repetido y absurdo contra el tiempo

    Poesía recogida en el libro titulado LA NIEBLA TRANSPARENTE escrito por Pedro Felipe Granado

No hay comentarios :