LA LLEGADA DEL OTRO


NO sé cuándo ocurrió, porque no tienen
con frecuencia una fecha señalable y exacta
los acontecimientos decisivos
del existir de un hombre. En realidad,
son procesos que empiezan de manera imprecisa,
muy subrepticiamente,
y hasta que se consuman no advertimos
que una transformación irreversible
se ha producido en nuestro ser. Tan sólo
puedo decir que un día
supe que yo era otro, que un alguien diferente
del que hasta entonces fuera
había usurpado casi por completo
mi identidad, y que una puerta súbita
tras de mí se cerraba.
Ese desconocido que me habita
y al que voy poco a poco acostumbrándome
me ha impuesto sus maneras, sus raros intereses;
se niega a hablar conmigo del pasado;
siente cierta inquietud ante la interrogante
adusta del futuro
e impide los caminos que hacia el ayer conducen.
Ya no recuerdo apenas
el mundo aquel tan mío:
los cómos ni los cuándos del que fui,
y lo poco que aún queda en mi memoria
de otros tiempos, no tiene el poder necesario
para hacerme volver ni puede darme
ser de nuevo quien era.
Únicamente, a veces, en los sueños
que la noche me trae,
consigo liberarme
de este extraño que soy, de este yo mismo
que me acompaña tan constantemente.
Regreso entonces a los viejos días,
y con dolor contemplo los lugares vacíos
de la vida que tuve.
En ocasiones, llego
hasta lo más lejano, hasta el origen.
Y allí me encuentro siempre a un niño desvalido
que me mira con ojos de reproche y me dice:
«¿Por qué me abandonaste?».

    Poema recogido en el libro LA CERTEZA, escrito por Eloy Sánchez Rosillo

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés

No hay comentarios :