ENTREGA

Envuélveme con la sábana de tus besos,
abrígame con caricias y deseos.
Que mi cuerpo se alce y en mi pecho
no entre más aire que tu aliento.
Porque solo así viviré esta locura
de amarte, poseerte, así, en silencio.
Porque solo así puedo ser tuya
aunque tú seas el dueño de mis sueños.
Abrázame despacio,
rodea con tus brazos mi cuerpo.
Que se funda a ti, viva en ti,
que sepa el mundo que te pertenezco.
Envuélveme en tus labios
haz de un temblor mi cuerpo,
vístelo de pasiones desnudas,
solo tú puedes hacerlo.
Y ámame, ámame…
Como volcán, como agua, como fuego.
Démonos esa libertad,
que gritan en silencio nuestros cuerpos.

    Poema recogido en el libro Sin principio ni fin, escrito por Núria Sánchez Roca

No hay comentarios :