QUEMADURAS

Las quemaduras del alma
arden más que las del pueblo,
y no se curan con nada
distinto del sentimiento.

Si la llaga es muy intensa,
intenso es el sentimiento
que necesita constante
para darle saneamiento.

No es alimento completo
lo que no se da sincero,
y se merma impunemente
alimentando complejos.

El amor es comprensión,
el amor es sufrimiento
el amor es dicha intensa
si se purifica en fuego.

Y no se deja enfriar,
ni mermar su intensidad
con absurdas represiones
que le quitan la verdad.

Ámame amor querido,
ámame con fe sincera,
no permitas más las dudas
y libera ya tu ser.

Y deja que entre en tu alma
con entera comprensión,
el sentimiento que anhelo
que se funda ya en los dos.

    Poema extraído del libro CORAZÓN POÉTICO de Mercedes Arrazola
◘ Comprar en amazon
◘ Comprar en amazon España

A LA LUNA


Fulgida luna resplandeciente
que en noches claras que dejar de ver,
cual luminosa masa celeste
son tus destellos, vivos reflejos
de un mundo ausente por conocer.

Porque te ocultas tras una nube
que indiscreta no sabe ver,
que eres tan bella y misteriosa
que a los poetas dejas qué hacer.

Si el sol te viera en forma humana,
como nosotros podemos ver,
es muy seguro que quitaría
todo su orgullo de ser el rey,
y te daría sin vacilar
lo que él posee para brillar.

    Poema extraído del libro CORAZÓN POÉTICO de Mercedes Arrazola
◘ Comprar en amazon
◘ Comprar en amazon España

A TRAVÉS DE LA LLUVIA


A través de la lluvia florecían
rostros que nunca vi, manos que acariciaban
con dedos como pétalos de rosa. A través
de la llovizna gris, los ojos penetrantes
de las blancas medusas transparentes;
a través de los pozos con cinturas negras.
Unos labios dorados sonreían
en los campos cubiertos por la nieve,
donde brilló un verano que ya no volverá.
Paja del centeno, las estatuas partidas.
Tengo arrugas bordadas por el aire,
un corazón que ya no sabe amar
sin lanzar sus escombros
por la pantalla rosa de los televisores.

Alzamos las estatuas desde el agua
con anzuelo de seda para que abra la boca
desde el fondo del tiempo y nos enseña
a hablar, hojas perdidas, pechos jadeantes,
gobios aleteando entre los dientes.
Una mujer desnuda entre mis brazos
me dice que aún florece una estación,
a la sombra del vuelo de los pájaros,
a través de la lluvia que emborrona los cielos.
Y la luna cansada la luna de mis años,
me visita y le digo: «Hermosa luna mía,
no dejes de alumbrar mis soledades».

     
    Poesía recogida en el libro de Trasvases poéticos. Murcia-Aragón Aragón-Murcia, recopilación de poesía de Varios Autores

DURACIONES

EL comienzo, la duración, el cese
de un fenómeno cosen
modos de hablar en la trastienda
de lenguas que mendigan
un poco de verdad. El dolor y el amor
tienen y no tienen deudas
con ellos mismos, trabajan
con máquinas que no hacen ruido,
al fondo de la cabeza vacían
astros que no se van.
Es la naturaleza del conócete,
vos, que existís y no existís
en tanta sangre que te sacan.
El instrumento preferido de la ciudad,
la mutación en luz de sus amantes,
es un toro sin teorías del mundo.
Sus piedras amanecen
sin arrepentimientos ni
talleres que fabrican gracia.
Su despertar es hoy.

    Poema extraído del libro EL EMPERRADO CORAZÓN AMORA de Juan Gelman

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés
◘ Comprar en amazon

RECUERDOS ENTOMOLÓGICOS

En marzo aparecieron las hormigas.
No unas cuantas —voraces y puntuales,
parte del mundo como siempre— sino
millones y millones en columnas vibrantes
por todas las bodegas de este país.
Arrastraron
al fondo de los ciegos pasadizos
hasta un grano de sal o cualquier cosa mínima
que antes hubieran rechazado.
No es pensamiento mágico: se trata
de un sentido que aún no descubrimos.
Como otros animales se anticipan
a terremotos y desbordamientos,
en vísperas de crisis y escaseces
se multiplican las hormigas, cargan
con cuanto pueda preservar su especie.
Desprécialas si quieres, o extermínalas:
No las acabarás.
Han demostrado ser sin duda alguna
mucho más previsoras que nosotros.

    Poema extraído del libro TARDE O TEMPRANO (Poemas 1958-2009) de José Emilio Pacheco

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés
◘ Comprar en amazon

AMOR MÍO

Buenos días, amor.
Aquí sentada observo el día,
emocionada, calmada,
esperanzada de ti, de vida,
¿sabes?
El viento sopla sin fuerza
y aquí sentada,
con la esperanza abierta,
con las mismas ganas de amar,
con las mismas ilusiones puestas
me levanté para mirarme en ti,
para sentirme en ti,
para que te llegase mi amor.
Y así, pausadamente, me sintieras.
¿Sabes…? Pienso en las noches
en las que los besos colmaron
las fantasías resueltas
de cómo me acariciabas,
y yo estaba despierta.
Cómo de grande sentía
tu ansiada presencia.
Cómo te amé a cada instante,
cómo de dulces los abrazos eran
y en esta distancia
me consuelan y llenan.
Cómo me gusta
ser contigo traviesa.
Las risas cómplices,
las caricias tiernas,
la intimidad profunda
de un amor sin límite
y sin fronteras.
Hoy, mi vida, siento tu presencia
y me vestiré de viento
para decirte en la oreja
que espero, que te quiero,
que siempre a tu vera,
que eres la luz que me ilumina,
lo que mi alma atesora y anhela.

    Poema recogido en el libro Sin principio ni fin, escrito por Núria Sánchez Roca

ESTIGIA EN EL CAFÉ


Apuran su último trago
y, al abandonar la mesa,
sus sombras ahondan
la oscuridad del café.
Rueda una moneda
por la mesa vacía.
Nadie les ve partir
Nadie oye el chapaleo
de remos que se alejan.
Es la calle y es la ciudad,
son los campos y el mar
los que se apartan
de las sombras, socorridos
por el brillo del sol,
cuando el camarero
el óbolo recoge.

    Poema extraído del libro POEMAS DEL CAFE ESTIGIA de Ramón Mayrata
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon

EL AROMO

No llegó a ser
el día no llegó
no permitieron
abrirse a la luz
de nuevo a un horizonte
a las nubes caladas por el viento.

No hizo falta
cerrarle los ojos
la austeridad de su mirada
denotaba
la paciencia infinita del aromo
y esa flor amarilla
en la llanura
a contrapelo del sol
¡qué desperdicio!
esos ojos dispersos
sin mirada
y qué paz benevolente
su sonrisa.

    Poema recogido en el libro ALQUILADO POR VIAJE, escrito por Carlos Martín

NOSTALGIA

Te has muerto en mí.
Y, hoy,
en las primeras horas
pesadas de noviembre,
rompen olas de angustia,
que preguntan:
¿soy esta que ahora soy,
o, fui aquella,
la que abandonada y envuelta
en tu cuerpo:
se dejaba mecer
sin apuros ni sombras?


    Poema extraído del libro INSTANTES de Guillermina Fasciolo
◘ Comprar en Libros en Red