AMOR MÍO

Buenos días, amor.
Aquí sentada observo el día,
emocionada, calmada,
esperanzada de ti, de vida,
¿sabes?
El viento sopla sin fuerza
y aquí sentada,
con la esperanza abierta,
con las mismas ganas de amar,
con las mismas ilusiones puestas
me levanté para mirarme en ti,
para sentirme en ti,
para que te llegase mi amor.
Y así, pausadamente, me sintieras.
¿Sabes…? Pienso en las noches
en las que los besos colmaron
las fantasías resueltas
de cómo me acariciabas,
y yo estaba despierta.
Cómo de grande sentía
tu ansiada presencia.
Cómo te amé a cada instante,
cómo de dulces los abrazos eran
y en esta distancia
me consuelan y llenan.
Cómo me gusta
ser contigo traviesa.
Las risas cómplices,
las caricias tiernas,
la intimidad profunda
de un amor sin límite
y sin fronteras.
Hoy, mi vida, siento tu presencia
y me vestiré de viento
para decirte en la oreja
que espero, que te quiero,
que siempre a tu vera,
que eres la luz que me ilumina,
lo que mi alma atesora y anhela.

    Poema recogido en el libro Sin principio ni fin, escrito por Núria Sánchez Roca

No hay comentarios :