RECUERDOS ENTOMOLÓGICOS

En marzo aparecieron las hormigas.
No unas cuantas —voraces y puntuales,
parte del mundo como siempre— sino
millones y millones en columnas vibrantes
por todas las bodegas de este país.
Arrastraron
al fondo de los ciegos pasadizos
hasta un grano de sal o cualquier cosa mínima
que antes hubieran rechazado.
No es pensamiento mágico: se trata
de un sentido que aún no descubrimos.
Como otros animales se anticipan
a terremotos y desbordamientos,
en vísperas de crisis y escaseces
se multiplican las hormigas, cargan
con cuanto pueda preservar su especie.
Desprécialas si quieres, o extermínalas:
No las acabarás.
Han demostrado ser sin duda alguna
mucho más previsoras que nosotros.

    Poema extraído del libro TARDE O TEMPRANO (Poemas 1958-2009) de José Emilio Pacheco

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés
◘ Comprar en amazon

No hay comentarios :