SEIS

LO que nace del ojo abierto
tiembla el metal.
Detrás del ojo, ¿miedo, valor,
lluvias que no entran en casa?
Las consideraciones del ambiente,
una selva de espaldas contra
la obstinación.
Oh, gorgoritos de la paciencia obtusa.
Preparar una piedra, una piedad
de la sensualidad a la razón
corre caminos largos. Tajan
lo oscuro tan pronto claro,
oscuro de repente y mares
de pensamientos, tántalos
que se encrespan devueltos
a su repetición.

    Poema extraído del libro EL EMPERRADO CORAZÓN AMORA de Juan Gelman

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés
◘ Comprar en amazon

A TI

A ti, vida mía,
al sueño de tenernos,
al que imagino de noche
con una tierna sonrisa.
A ti, que llenas espacios,
que me haces plena
y complementas mi vida.
A ti, que le diste
un sentido distinto a los días
que fuiste y eres
mi historia, mi final, mi poesía.
A ti, porque te quiero.
A ti, porque te espero.
Y a ti, mi amor, mi alegría.
Es tiempo de esperanza,
tiempo de querernos más todavía,
de amarnos como siempre,
de no ponerle tiempo ni distancia,
de sabernos y entendernos,
de quitarle el freno a la vida.
A ti, mi amor, mi vida,
mi sueño más preciado,
mi anhelada caricia.
Mi corazón enredado
de piñón fijo que te grita
que todo está ahí, donde lo guardamos,
y espera con paciencia ese día.

    Poema recogido en el libro Sin principio ni fin, escrito por Núria Sánchez Roca

EL SAÚCO

No pude hundir
mis pies en el barro
ser vegetal
de frente a mi propia lluvia.

Ni recostar la cabeza
en el regazo de una mujer
mis discrepancias.

No son fáciles
los menguados vasos de potro
tallados por hierros
para herrar todavía.

No voy a mirar atrás
ni decir palabra
canto la muerte sin vacilaciones.

    Poema recogido en el libro ALQUILADO POR VIAJE, escrito por Carlos Martín

APARENTEMENTE SON FLORES

Te he traído un ramo de flores.
Aparentemente son Flores.
Pero no son sólo flores.
Son también todos los miedos
que he podido reunir
(muchos todavía se me escapa
o yo me escapo de ellos).

Los he traído para que los pongas en agua
y dejas que se vayan secando,
poco a poco, delante de ti.

Aparentemente son Flores,
pero son buena parte de mí.
Han estado tanto tiempo conmigo
que son más yo ellos sin mi,
que yo sin ellos.

Aparenta que te he traído un ramo de flores,
y déjalas que mueran despacio,
sin tristeza,
como mueren las flores,
como si fueran flores,
como ver la puesta del sol
cogidos de la mano,
una tarde cualquiera
de nuestro amor.


     
    Poesía recogida en el libro de Trasvases poéticos. Murcia-Aragón Aragón-Murcia, recopilación de poesía de Varios Autores