NUEVO AÑO

Cada día que pasa,
cada día que sale el sol,
si das un paso adelante
la vida te sonríe,
vivirás con ilusión.

Si sueñas con el mañana
dejando atrás el pasado,
veras brillar una estrella,
que te guiará para ver,
tu sueño realizado.

Ese sueño son deseos,
al comenzar nuevo año.
Espera con ilusión
que se cumplan según pasen
las hojas del calendario.

    Poema recogido en el libro SOÑANDO DESPIERTA, escrito por Elisa Sacristán Utrilla

◘ Comprar en casa del libro

TRES

Yo no tengo números de la suerte,
pero si los tuviera,
elegiría el tres.

Somos tres hermanos.
Mi hijo tiene, hoy por hoy, tres meses.
Este es mi tercer
año de trabajo en el hospital.
No vivo en el número tres de ninguna calle,
pero entre L. y yo hemos plantado
adivinen qué número de flores
en nuestro debut como jardineros.
Algo agradable me persigue
a través de esta cifra.

El tres,
en numerología, significa equilibrio.
En el tarot,
imaginación, creatividad.
Según el yogi,
los entusiastas del número tres
persiguen la alegría y la verdad.
El tres, transfigurado en persona,
se confiesa un amante de la Naturaleza
y defiende a los niños.

Pero también a veces peca de emocional
y se olvidan de ser objetivo.
En la cultura medieval cristiana
se le considera perfecto,
pero a mí la perfección no me parece
una baza importante.
Yo no tengo números de la suerte,
aunque me considero
un tipo afortunado.
Escribí más de tres libros.
Participé en la cura de más de tres enfermos.
He vivido más de tres años.
He llorado más de tres veces.

El tres me gusta porque es un muñeco de nieve
partido por la mitad.
Hemos sido
tres hermanos, quiero tener tres hijos.

    Poema de Iván Carabaño Aguado que se recoge en el libro OCÉANO JAZZ
◘ Comprar en casa del libro

LA MITAD

Hube una vez ...
una mitad de mí misma
y la sembré debajo de un olivo
al lado de una piedra blanca.
La regué con alas de mariposas
hermanas lodas de unicornios castrados.

Hube una vez ...
la otra mitad que se volvió oruga
y, con el paso del tiempo,
se durmió enrollada dentro de un capullo
en el pino más alto del horizonte.
Una mano de fósforo quemó el pino.

Hube una vez ...
lágrimas insuficientes para apagar el fuego.
Mi segunda mitad se volvió humo,
(siempre se me escapan los sueños de las manos).
La primera creció regada por la luna
y se convirtió en el espejo donde, a medias,
me miro cada día.

    Poema de Inmaculada Arrabal que se recoge en el libro AMAYAMAR
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon

OKUPA

Okupa de mis huesos
te siento cerca,
sediento,
sangriento,
sonriendo,
cuchicheando a mi espalda,
siendo la escarda de mi sangre,
arrancándome la médula con sanguijuelas
inciertas pero inscritas en el mapa del tiempo,
excoriándome por tu lepra
con tu propia letra,


okupa de escala nemotécnica,
te siento adentro,
apoderándote de mi sueño
con tino y sin tacto,
husmeando mi delirio,
vociferando tu vomitiva
sátira sobre el estado
desolado de mi congoja.

Y te miro,
con las llagas abiertas
y acierto miserable,
permitiéndote

(a ti, okupa mío)
con pasmoso hipnotismo,

que me agredas
haciendo reales
mis más terribles
premoniciones.

    Poema de Eva Márquez que se recoge en el libro CUANDO LA LLUVIA NO TE ALCANZA
◘ Comprar en casa del libro

MADRE MÍA, CUANDO MUERA

Madre mía, cuando muera, sepúltame en el hogar y al hacer el pan, espera y por mí ponte a llorar. Y si uno en saber se empeña la causa de tu penar, dile que verde es la leña y que el humo hace llorar. Anónimo

ALLÁ LEJOS

No sé por qué me siento extraña.
En esta soledad busco consuelo.
No encuentro ni las palabras
con las que decir lo que siento.
Me miro en los espejos de la vida,
encuentro tanto vacío y soledad en todos ellos,
Tanta lucha que enfrentar, tantos momentos,
y me imagino un mundo de cristal
donde existe un final y hay un puerto.
Busco la respuesta a encontrar.
A veces es algo más sentido que el silencio.
Me siento extraña en mi vida,
formada por nubes y por sueños.
Aunque el sol brilla tras la tormenta
todavía está allá a lo lejos.

    Poema recogido en el libro Sin principio ni fin, escrito por Núria Sánchez Roca

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL CORREO ELECTRÓNICO

Estimada Señora:
Como soy un cobarde,
adjunto le remito mi corazón,
que recibirá comprimido por correo electrónico
aparte.

Desde que la conocí he repartido mi vida
en dos carpetas:
antes de usted y sin usted.

El tiempo que hemos pasado.
No es una parte, es el todo, el directorio raíz.
Se ha archivado aquí y allá
infectando toda mi memoria,
como un virus.

No borraré ni un solo fichero
que tenga que ver con usted.

Olvidaré el olor a pólvora de la tristeza
e incluso la alegría eléctrica
de los pocos momentos de mi vida
en que he sido inconscientemente feliz.

Pero nunca, que he podido amarla siempre,
en cualquier momento, en cualquier lugar,
con sólo cerrar los ojos y descansar.
Virtualmente suyo.


     
    Poesía recogida en el libro de Trasvases poéticos. Murcia-Aragón Aragón-Murcia, recopilación de poesía de Varios Autores