LA DISTANCIA

Cuando el tiempo iba en silla de ruedas
nosotros lo empujábamos por detrás
y los cadáveres plantaban primaveras
encerrando orgasmos en vainas de guisantes.

Mil tisanas de eucaliptos he dejado
en cada gota de llanto que vertí por ti...
A cambio de eso, tus cuerdas vocales están sanas.

Puedo reconocerte en las palabras,
a mí no puedes engañarme,
aunque los gallos martilleen el insomnio
y los puñales del alba se reflejen en tus ojos.

Los puentes de la medianoche se han caído.
Por lo tanto, la distancia que hay hasta mi boca
es ya infinita e incalculable...

    Poema de Inmaculada Arrabal que se recoge en el libro AMAYAMAR
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon

POEMA DE ESPERA

I
En la oscura letanía del absoluto ser,
en el éter firmamento del crepuscular ser,
allí donde las ninfas y sirenas navegan
y chocan sus naves contra rocas y peñas…
allí donde el tridente perdió a su Poseidón,
donde la Atlántida se hundió…
allí te espero yo.
II
Con las alas de los ángeles míseros de Dios,
con las alas de Ícaro derritiéndose al sol…
Con el pecho hecho añicos,
con este amor pedregullo…
te espero yo.
III
Mientras un rayo aturde a los siervos de
Vulcano
y los vinos de Baco se entrechocan en alegres
festines;
mientras Zeus reposa en el olvido de sus
hombres,
yo suplico a los dioses tu vuelta.

    Poema de Sebastian Zampatti que se recoge en el libro PRIMEROS POEMAS
◘ Comprar en Bubok

VERSOS DE INVIERNO


blanca, solitaria, bella,
ideal literatura,
brilla libre la escritura
de nieve en el poemario
sobre la bóveda oscura,
verso de la luz más pura
verso de luz clareando
por el invierno del cielo
¡sincero, desnudo, alto!

    Poema de Miguel Angel Prados que se recoge en el libro LA RAMA FLORECIDA CON EL CANTO
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

LA TARDE ES VIENTO

La tarde es viento,
agua clara del aire mojando ideas
olas como rizos, marea que llega
hasta el puerto seguro de una tristeza.

Mi cuerpo cimbra como un árbol
acariciado por fieras intemperies,
aliento de los dioses recorriendo
como estatua de arcilla, me erosiona el tiempo.

Sola yo contra una ráfaga de sentimientos,
¿puedo ser recipiente para este viento?
encerrar los suspiros,
acaparar los soplos,
ser abanico de sutiles, fútiles misterios.

Cae un pedazo de aire sobre mis palmas,
como pájaro herido que llega a su nido,
aire exhalado en quizás ciertas palabras
dulces: nuca, salto, boca, pestaña, niño.

La tarde es una lucha de campanas
que rebotan entre sí, escapando gritos;
es un viento como fuego abrasando mi cara,
es un duende jugando escondidillas
con mi vestido.

La tarde es tormenta de aire sobre este valle,
serpentina invisible de una fiesta arcana,
es el viento, exhalación del campo al terminar su faena,
es la tarde, sombra deslizándose desde las montañas.

La tarde es viento…
es suspiro de Dios,
y aroma de su pensamiento…

    Poema de Isis Estrada Quintero que se recoge en el libro CRÓNICAS ÍNDIGO
◘ Comprar en Bubok

PIES DE PATRIA

Sarta de pies la patria
que se alzan o avanzan o deslizan
sobre césped o barro o adoquines
digamos multitud discriminada

pasan con la extrañeza en las pupilas
buscándonos aquí / de solo
en solocada lejos es un pendón de angustia
donde se instala aquello que ignoramos

filósofos y algunos sabihondos
nos dicen en la puerta del oído
que no nos preocupemos / es la vida
sin embargo no late en este cuerpo

sarta de pobres pies que pese a todo
nos van llevando en calles y llanuras
el paisaje mira desde la grava
y no sabe qué hacer con nuestra suerte

sí / la patria está allá como está aquí
allá diseminada en pedacitos
aquí pidiendo que la conservemos
en todos los centímetros que somos

    Poema de Mario Benedetti que se recoge en el libro BIOGRAFÍA PARA ENCONTRARME

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

SOÑABA CONTIGO MIENTRAS DORMÍA

Soñaba contigo mientras dormía
recostado en el césped,
a la sombra de un árbol.
Tú llegaste silenciosa y amiga,
te echaste junto a mí y me besaste...
En tu beso desperté:
¡qué bello descuido de los dioses:
el sueño perduraba en la vigilia!

    Poema de Sebastian Zampatti que se recoge en el libro PRIMEROS POEMAS
◘ Comprar en Bubok

CREENCIAS

Las creencias pasan a mi costado
todas enarbolando una promesa
cada una con un poco de sol
y también un silencio como música

este contorno es crudamente estéril
sin bostezos sin ecos sin palabras
pero lleva una alondra que podría
ser o no ser un espíritu santo

sin embargo la veo
demasiado oceánica
demasiado terrestre
demasiado formal

de mi memoria llegan las propuestas
no todas contagiadas por el vértigo
ni buscando afanosas un crepúsculo
ni inventando teorías en hilachas

la compasión esconde sus pudores
nadie sabe de nada / ni de todo
más allá del destino hay una equis
y no hay ecuación que la despeje

las creencias prosiguen su desfile
y no hay devoción a su servicio
quizá por eso quedarán sangrando
en el invernadero de las dudas

    Poema de Mario Benedetti que se recoge en el libro BIOGRAFÍA PARA ENCONTRARME

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

LA BELLEZA

Tus poemas no necesitarán de mi sangre
ni una participación de cadena perperua.
Sólo cierra los ojos e imagina...

El color rojo puro puede volverse nieve derretida
los monstruos de la noche amapolas
y la belleza no la hallarás lamiendo mis palabras.
Pero puedes encontrarla si al mirarte yo, un día,
me reflejo en tus ojos y quizá un poco más adentro.

Susúrrame versos al oído, acaríciame un seno
con tu lengua,
así ganarás todos los trozos de mi cuerpo.

Por cierto, mi corazón va de regalo.

    Poema de Inmaculada Arrabal que se recoge en el libro AMAYAMAR
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon

SUEÑO

en las horas sin carne
el canto libre de la noche
perfila el íntimo paisaje original
con trazo ingenuo, trémulo, salvaje,
al ritmo del tiempo puro.
más allá del espacio y la idea,
en paz, sueño.

    Poema de Miguel Angel Prados que se recoge en el libro LA RAMA FLORECIDA CON EL CANTO
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

ES TAN CÁNDIDO TU SUEÑO DE VIRGEN

Es tan cándido tu sueño de virgen
que incoloro hago yo mi deseo
por no manchar tus labios con besos
ni privarte, inocente, del himen.

Me imagino que en tus sueños gimes
y compongo poemas a tus senos;
mientras tu duermes yo duermo mis besos
por mantenerte así tan virgen.

He dejado mis ganas en la cama,
durmiendo están ellas en tus sombras,
y las sorprendo soñando con tu vientre

que celebra, desnudo, que lo aman
descubriendo impunemente su forma...
y me sorprendo besándote la frente.


    Poema de Sebastian Zampatti que se recoge en el libro PRIMEROS POEMAS
◘ Comprar en Bubok

UN NUEVO DÍA

Abro los ojos, extiendo mi mano
para saber que estás a mi lado,
en mi vida y en mi cama,
en el pasado que mira desde las fotos sonrientes,
en el recuerdo que observa desde cada objeto
de esta recámara en la que existes, permaneces
en cada olor a noche húmeda y vibrante,
en la grieta desde la cual un futuro nos espera,
sin ninguna prisa,´
porque tendremos todo el tiempo del mundo
para no alcanzarlo.

Me gusta tu presente y el mío, que son el mismo,
son el instante del encuentro sin espacio o tiempo
porque tú vives mi existencia,
mejor dicho la sufres,
y yo permanezco aposentada en tu materia
transito tus rincones mentales
me instalo en cada centímetro de carne,
inquilina de tu alma,
soy en ti, te habito.

Aquí ya estás, despiertas sin sobresaltos,
emerges desde las aguas del sueño,
y yo te amparo ahora como náufrago en el puerto;
te recojo en esta orilla que suelen llamar
“el mundo de la materia”
y yo lo nombro el reino del dolor
del egoísmo o el llanto.
Te recibo al nuevo día con la única esperanza
de un beso suave
y el regalo inesperado del amor,
esa humilde emoción
que sentimos los poetas, los trovadores,
los místicos, los perros,
los malvados que aún recuerdan sus quimeras,
los presidiarios que añoran a sus hijos,
y el anciano que evoca incurable los ojos
del amante ausente.

Esta mañana te amo como el sol,
con un amor brillante, inoportuno.
Esta mañana me amas como el viento,
me recorres, cálido, revolviendo emociones y sentidos.
El futuro, que siga esperándonos que al fin y al cabo
en el presente te amo, vibro… Vivo.

    Poema de Isis Estrada Quintero que se recoge en el libro CRÓNICAS ÍNDIGO
◘ Comprar en Bubok

CORAZÓN DE TRAPO

Quisiera penetrar poquito a poco
en el muro de las incertidumbres
despejar cada enigma de su enigma
cada sospecha de sus amenazas

hay que avanzar buscándonos / buscando
la sola senda inédita / la senda
que también buscan todos los vecinos
con su impaciente corazón de trapo

todo está ahí / quiero decir el mundo
mundo que cabe en un espejo roto


    Poema de Mario Benedetti que se recoge en el libro BIOGRAFÍA PARA ENCONTRARME

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

PARÉNTESIS

Acompáñenme a entrar en el paréntesi
que alguien abrió cuando parió mi madre
y permanece aún en los otroras
y en los ahoras y en los puede ser
lo llaman vida si no tiene herrumbre
yo manejo el deseo con mis riendas

mientras trato de construir un cielo
en sus nubes los pájaros se esconden
no es posible viajar bajo sus alas
lo mejor es abrir el corazón
y llenar el paréntesis con sueños

los pájaros escapan como amores
y como amores vuelven a encontrarnos
son sencillos como las soledades
y repetidos como los insomnios

busco mis cómplices en la frontera
que media entre tu piel y mi pellejo

me oriento hacia el amor sin heroísmo
sin esperanzas pero con memoria

por ahora el paréntesis prosigue
abierto y taciturno como un túnel.


    Poema de Mario Benedetti que se recoge en el libro BIOGRAFÍA PARA ENCONTRARME

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

LA PALABRA

Volverás a la noche primera de los sueños
o tu verso y tu luna escupirán azufre...
Aire sin Norte.
Apuro sin prisa.
Pan sin sal del dolor que traga tu garganta.

Detrás de ti la vida aburrida se oscurece
y tu rostro es mi búsqueda perenne...
Norte sin brujula.
Prisa sin destino.
Amores sin deseo de ritos en las madrugadas.

La palabra es inmensa,
pero, como la nube, pasa,
avanza y retoma.
Es torbellino de esperma,
cuchillo afilado,
serpiente que se enrosca
en círculos concéntricos.

Me muero de nostalgia.

El mar silba mi nombre
y el tuyo se sale de mi boca;
el viento los arrastra por la arena
y los transforma en infinito ...

    Poema de Inmaculada Arrabal que se recoge en el libro AMAYAMAR
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon

REDOBLABAN YA LAS CAMPANAS

Redoblaban ya las campanas
y ya el llanto de la viuda se calmaba;
el hombre en la muerte se marchaba
a soñarse hierba y polvo hasta los huesos.
Lo llevaban sus hermanos y un amigo,
sus dos hijos le lloraban la pobreza que dejaba.

Vestido de muerte se marchaba
lentamente hacia el olvido;
se perdería aquel hombre bajo tierra
adornado, primero, por las flores
que se contagian de la muerte,
más tarde por la hierba que se siembra en el
olvido.

Redoblaban ya las campanas
y, desde un lado del camino
que llevaba al cementerio,
una lágrima muda por secreta
prometía frescas flores cada día.
Una niña pequeñita,
sin saber que era su padre el que dormía,
al ver el rostro humedecido de su madre
que lloraba al que se iba, preguntaba
“¿Qué te duele, madrecita?”

    Poema de Sebastián Zampatti que se recoge en el libro PRIMEROS POEMAS
◘ Comprar en Bubok

LAS LÁGRIMAS DE MI MADRE

Madre, tus lágrimas son lluvia para esta mañana yerma,
paño húmedo de un dolor sediento, interminable,
gimes
gimes tu soledad
despiadadamente seca como este mediodía,
dura y caliente roca,
bajo tus pies, bajo tu vida,
árida y yerma, como una letanía.
Lloras mi ausencia, madre, como la de un muerto.
Y sufres la partida de mi abuela, como a una desterrada.
Quizá tu llanto tenga algo de verdad,
pues la distancia la soporto, madre,
la soporto como pesada losa,
como si me enterraras en un pasado inmóvil,
como si yo formara parte de una vida anterior,
como si al mencionarme, te vistieras siempre de luto.
Y a mi abuela, la sentimos apartada,
perdida, extraviada en un silencio lejano,
inapelable,
sellada su presencia
por ese exilio eterno, involuntario e irrevocable de la muerte.

Mudas… y distantes,
así estamos mi abuela y yo, en tu mente.
Pero, estoy segura, siento
que ambas compartimos el deseo inútil de tomar tu mano
a pesar de la lejanía, a pesar del tiempo, y el sollozar silente.

Compartimos el pequeño deseo, de que esta brisa de mayo
abanicando tu cara
sea el beso espectral que tu madre y tu hija
te brindan
secando tus lágrimas,
disipando fronteras que no nos pertenecen.

Ni la muerte, ni la distancia son nuestras.
Nos apropiamos en cambio, del amor,
de esa extraña fuerza que nos vuelve presentes
como fantasmas de tu cotidianeidad,
que hace brillar nuestros ojos en las fotografías inertes,
que te lleva a escuchar mi voz en mis hojas de poemas,
que nos convierte en sombras que rondan tu sonrisa,
que nos transforma en espectros de los recuerdos bellos.

Ni abuela ni yo, madre,
estamos muertas o ausentes.
Pues el amor es más fuerte que la distancia o la muerte.

    Poema de Isis Estrada Quintero que se recoge en el libro CRÓNICAS ÍNDIGO
◘ Comprar en Bubok

EL DESPUÉS

El Después nos espera
con las brasas y los brazos abiertos
ah pero mientras tanto
vemos pasar con su cadencia
la muerte meridiana de los otros
los más queridos y los no queridos

cada paso que damos hace huella
tiene su nube propia / su pregunta
pero además sabe que es imposible
reconciliarnos con la propia sombra
ya no encontramos a los nuestros
en las pálidas imágenes ausentes
no logramos soñar / sólo esperamos
que alguien nos sueñe sin puñales

de todos modos preparamos
la boca por si vuela un beso
y si no vuela siempre queda
uno que emerge del olvido
aunque está hecho de blanduras
el amor es un esqueleto
con vértebras / tuétanos / huesitos
que permanecen mientras el resto
inútil como siempre
se va haciendo ceniza

¿y qué dirá el Después / después de todo?
tengo la impresión de que sus brazos
empiezan a cerrarse
y es ahora mi muerte meridiana
la que en silencio está diciendo ven
pero yo me hago el sordo.

    Poema de Mario Benedetti que se recoge en el libro BIOGRAFÍA PARA ENCONTRARME

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

PROPIEDAD

En las manos,
cinco piedras,
el trompo, su guita,
dos postillas antiguas.
En la cara,
los ojos vigilantes,
una sonrisa de estreno.
Y en el bolsillo
el mechero de mi padre.

Y las ganas
de encontrar a alguien
a quien contárselo

    Poema de Mario Rodríguez García que se recoge en el libro PROHIBIDO ARROJAR ESCOMBROS
◘ Comprar en casa del libro

CERRADO MUNDO ABIERTO (EN VENTANAL)

cerrado

sólido el aire, inerte,
de quietud concentrada
y tacto vertical,
denso velo de claridad
indiferente al mundo,
cielo de azul artificial,
luz fugitiva que al deseo escapa
tarde no consumada en reflexión opaca,
soledad –compartida– de cristal.

abierto

brisa entre hojas, risa de niños,
vuelo de golondrinas
en el nido del mundo,
sol en cascada, primavera del aire
¡se respira claridad!
intercambio, aliento,
correspondencia, curso,
gracia del movimiento
en apertura universal.

cerrado

sólido el aire, inerte,
hermética frontera transparente,
sombra escarchada
de silencio y claridad lunar.
espejo, cualidad
del invierno inmanente, reflejo
de figura carente de sustancia,
vacío, introversión, nostalgia
de mundo indivisible natural.

    Poema de Miguel Angel Prados que se recoge en el libro LA RAMA FLORECIDA CON EL CANTO
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

LOS SUEÑOS

Quizá tU viento no acaricie la arena ni la hoja
porque me acaricia a mí...

¡Ay, amor! Los versos arden.

Las nubes están rojas a causa del fuego que nos une,
no necesitan el vuelo de la alondra
para que sus llamas dancen.

Olvida la soledad, para nada nos sirve .
Eso sí, entre tú y yo agilaremos -sueños- el roble
y el pino.
Entre los dos será más fácil.

Besemos el río al rozarnos, el destino es así.
Imprevisible.
Pero el sol saldrá. Bello. Naranja. Cálido.
Quizá el camino que eStamos esperando
esté bajo sus rayos.

Lo sé. Sí. Seguro.

    Poema de Inmaculada Arrabal que se recoge en el libro AMAYAMAR
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon

CUALQUIER TIEMPO PASADO

Los primeros días
contaban de las lluvias
de otro tiempo.

Con los años,
me hablaron
de las grande sequías
que padecieron.

Al final los tiempos
eran los mismos.

Solo éramos otros
los culpables.

    Poema de Mario Rodríguez García que se recoge en el libro PROHIBIDO ARROJAR ESCOMBROS
◘ Comprar en casa del libro

INTERESES

No sé si cuando sus carnes se abrieron
y se aprendieron tersura y cicatrices
hablaron de en qué bando
lucharon sus padres.
Tal vez no lo hablaran tampoco
cuando el enemigo era
el pan de cada día,
la renta del mes
y los impuestos del año.

La verdad es que mi padre
murió antes de que a mí
me interesaran los suyos.
Y mi madre,
que nunca fue muy callada,
no hablaba de esas cosas.

    Poema de Mario Rodríguez García que se recoge en el libro PROHIBIDO ARROJAR ESCOMBROS
◘ Comprar en casa del libro

TE DESCUBRO

El silencio envuelve las palabras para poder oírte ...
y te descubro.
Te descubro en la música del agua,
en e l jugo de moms de tu boca
y en la hiel que expulsas gota a gota, eco a eco...

Voy a soñar con un leve roce de tus labios
y que mi piel se eriza en el contacto.

Para sacarte el corazón me basta sólo un beso.
Deja las dentelladas para luego,
ya vendrá la pasión en remolino a bebemos el alma
y entonces mi melena reflejará más clara el sol teñido.

No quiero que me olvides, sigue pensando en mí,
pero abrigado en el hueco de mis manos.
y si tú crees en lo que nace,
yo creo en ti y es suficiente.

MientraS tenga tu pecho para llorar
y puedas tú acariciar mis cabellos,
nada ni nadie podrá hacernos daño.

    Poema de Inmaculada Arrabal que se recoge en el libro AMAYAMAR
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon

FUGA DE OTOÑO

racimos de mediodía
derraman oro en el cauce
de la tarde,
tras la lluvia la alegría
breve de sol en el arce,
en el chopo, en el castaño,
en el viento, luz en fuga
que desprende sueños –hojas–
azules, malvas y rosas
del otoño en el ocaso.

    Poema de Miguel Angel Prados que se recoge en el libro LA RAMA FLORECIDA CON EL CANTO
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

VENUS DE PISCINA

Parada estás al borde,
con el cuerpo ensimismado,
dispuesta a competir contra ti misma.
No necesitas ninguna enseñanza,
no requieres la frase de los libros arcanos
para demostrar que el deporte
es locura. Basta un gesto
intimidador, unos brazos
de molino, una espalda de chopo duradero.
Entonces la lógica desaparece.

Tu bañador Speedo
te cubre el desnudo como una túnica
negra lo haría con un féretro.
No tienes ojos, o sí, los cubres con tus gafas
como el razonamiento de un filósofo
se tapa con círculos
verbales y con ejemplos oscuros.
Me pregunto si quieres ser madre, o por ahora
te basta con competir.

    Poema de Iván Carabaño Aguado que se recoge en el libro OCÉANO JAZZ
◘ Comprar en casa del libro

EL NO SABER


La tarde de los cigarros
fue una fiesta.
Juntamos para una cajetilla.
La compramos con engaños.
Fumamos uno
(me atraganté con el humo)
y la escondimos
(nadie quería guardar la culpa).
Llovió aquella noche.
Amanecí feliz.
No tendría que volver
a fumar.

    Poema de Mario Rodríguez García que se recoge en el libro PROHIBIDO ARROJAR ESCOMBROS
◘ Comprar en casa del libro

SOL Y SAL

Encendamos ese fósforo
hecho de sol y sal...
Sólo una gran tormenta podrá apagarlo.

Tu vestido será de brisa cálida
y el mío de celofán.
Mil besos nos cobrará el sastre que nos vista.
(Nadie nos verá si no queremos...)

Vamos a ser nosotros, desnudos, frente a todos,
con la cara lavada y las manos unidas.

Vamos a ser lo que siempre quisimos,
Sal y Sol, dos amantes invisibles,
un secreto a voces y dos [rajes:
Uno para la realidad y otro para los sueños...

    Poema de Inmaculada Arrabal que se recoge en el libro AMAYAMAR
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon