LA BALADA DEL RÍO

Río que llevas una piedra
hacia el lugar que nadie sabe,
brazo del tiempo acuoso y fornido,
me encuentro tumbado frente a ti, y tú qué haces,
a qué se debe tu empeño,
tu líquida obsesión,
tus ganas de doblar los juncos
y conseguir que te escuche.
Qué hago yo con mis orejas,
por qué apago tu dolor
de agua y serpientes.

He de confesarte que algún día
me mojé con tus manos.

He de confesarte que algún día
trasegué tu vino.

He de confesarte
que nunca te comprenderé del todo.

Río de jazz,
batería de río,
prefiero tus verdes como enigma,
te prefiero cansado y con palabras veloces,
te quiero en el tabaco de tu propio misterio.

    Poema de Iván Carabaño Aguado que se recoge en el libro OCÉANO JAZZ
◘ Comprar en casa del libro

Y UNA MIRADA TUYA

Intentando catalizar unas reacciones
sentado frente al computador;
mi mente se dispersa,
se disgrega en átomos
que lanzo hacia ti.

Las leyes de la física
no se aplican ahora.
La ciencia es obsoleta
en lo que se refiere a nosotros.

Nuestros electrones se reagrupan,
se enlazan formando uniones
nunca vistas en este Universo.
Los protones se atraen:
partículas del mismo signo
imposibles de conciliar.
Y todo a nuestro alrededor
estalla con una canción.

Selecciono las partículas,
reintegro matrices,
acelero reacciones,
e impulso materia
más allá de la velocidad de la luz.

Reconstruyo energías,
derivo átomos
hacia un estado superior
de entropía negativa.

Las leyes de la física
siguen sin aplicarse
en este nuevo Universo
que he creado para ti.
La química es experimental
las matemáticas no son lógicas
y los átomos se suman
y se restan
sin parar.

Secuencias lógicas
de pensamientos
iridiscentes,
entrópicos,
inveterados,
forman parte esencial
de nuestro ser.
La matriz los rechaza
y sólo quedamos nosotros.

Desde un principio
esa era la finalidad.
Un universo a medida
donde la lógica responda
al amor,
donde una simple poesía
construya una realidad
nueva para los sentidos.

Átomos que confluyen,
respuestas matemáticas
a una simple mirada,
hacia tu ser reconstruido
desde mi ordenador.

Mi mente vuelve a mí,
mis partículas de pensamiento
han refluido con la marea
que persigue tu mirada
y apareces junto a mí,
creada con mi lógica
de amor y realidad.

Donde la matemática no es lógica,
donde las leyes universales
no son aplicables,
y una mirada tuya
reconstruye mi realidad.

    Poema de J. Javier Arnau recogido en el libro PAISAJES DE CIENCIA-FICCIÓN. Editorial Efímeras

SI VES UN MONTE DE ESPUMAS


Es mi verso lo que ves:
mi verso es un monte, y es
un abanico de plumas.

Mi verso es como un puñal
que por el puño echa flor;
mi verso es un surtidor
que da un agua de coral.

Mi verso es de un verde claro
y de un carmín encendido:
mi verso es un ciervo herido
que buscan el monte amparo.

Mi verso al valiente agrada:
mi verso, breve y sincero,
es del vigor del acero
con que se funde la espada.

    Poesía escrita por José Martí

SÓLO TARTA DE QUESO

La saliva me sabe a morfina,
la sonrisa a hueco drenaje,
la caricia a espina encharcada,
el beso a camuflaje en exceso,

la broma se vuelve sarcástica,
la ternura un mísero abrigo
en espacio,
mi pelo te escuece la vista,
mi pecho grita en silencio al ver
tus colgajos,
y las yemas de mis dedos arden
al tocarte,

nunca antes te tuve en mis manos
tan frágil,
tan doliente,
tan suplicante de una fortuna
diferente,

mientras
yo,

sólo soy capaz de acompañar
tu reconstrucción de coraje
envuelta en yemas de huevo con sabor
a tarta de queso.

    Poema de Eva Márquez que se recoge en el libro CUANDO LA LLUVIA NO TE ALCANZA

◘ Comprar en casa del libro

LÁGRIMAS

El silencio me acompaña.
Las agujas del reloj
siguen marcando sin pausa.
Y acuden dos lagrimillas,
y los ojos se me empañan.
Pienso que llorar es bueno,
lava tu mente y tu alma.
Llorar es de gente noble

que reconoce sus faltas.
Lágrimas que se derraman
por un adiós o un mañana.
Lágrimas que caen copiosas
cuando el espíritu humano
está atado entre cadenas
de mentiras falsedades,
de miedo y desesperanza.
Lágrimas, lágrimas, lágrimas,
cuántas cosas escribiría,
sobre el agua que al verterla ,
te relaja y tranquiliza.

    Poema de Mª Consuelo Franco Gútiez recogido en el libro DOLOR DE UN ALMA BLANCA

◘ Comprar enEditorial Club Universitario

CADA DÍA

cada día resuelvo
los antiguos enigmas
del hombre sin saberlo,
entre ellos la vida.

en el cálido aliento
se revela, alquimia natural,
la síntesis del aire, del éter,
de espacios estrellados infinitos.

una sola mirada
desvanece la duda
constante, el cero,
la nada.

el más leve latido
concluye la ecuación
del tiempo,
los arcanos desvela
de la existencia,
brisa en la eternidad.

cada día resuelves
los antiguos enigmas
del hombre sin saberlo,
entre ellos la vida.

audaz correspondencia
las artes y las ciencias
con el mundo, olas
en el mar de mi sangre
–anécdotas de espuma–
más tarde arena
de este hermoso rincón
playa del universo.

    Poema de Miguel Angel Prados que se recoge en el libro LA RAMA FLORECIDA CON EL CANTO
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

VII

Tu cuerpo pulsado por sí mismo
es en mis oídos viento claro y fresco,
sonido limpio del cobre y del aliento:

eres tus labios rezumantes de lima,
eres tus ojos recubiertos de bruma,
eres tu mano fina ciñéndose sierva:

Porque en ti anida el mar, eres su guía,
y de ti la más torpe raíz bebe su espina:

Porque tú eres el viento
y eres también la roca virgen
que muchos metros ocultan.



     
    Poesía recogida en el libro de La salvaja, escrito por Carmen Boullosa
◘ Comparar en amazon
◘ Comparar en amazon España

ÁMAME

Ámame
sediento de locura
con febril fuerza,
con tanta ternura
que no pueda resistirme
a ser pecado
y sentirme más que nada
solo tuya.
Ámame
con fuerza desmedida,
con locas ansias,
con bravura.
Como solo tú
sabes amarme.
Hazme reclamar,
sé mi vacuna.
Ámame
sin prisas y acelera
los pulsos de mi pecho,
de mis lagunas y caderas.
Ámame con rabia
y con firmeza.
Ámame
Con tus ansias y frescura.

    Poema recogido en el libro Sin principio ni fin, escrito por Núria Sánchez Roca

LIBERTAD

Una tarde conocí mis lágrimas.
Me había escapado del barrio,
me había saltado la merienda
y perdí la rebeca.

Sabían a culpa,
pero eran dulces.

    Poema de Mario Rodríguez García que se recoge en el libro PROHIBIDO ARROJAR ESCOMBROS
◘ Comprar en casa del libro

EL DIA DE REYES

Quisiera ser niña
de muy pocos años,
y en la noche mágica
del día de Reyes,
junto a la ventana
poner mis zapatos.

Acostarme pronto,
quedarme dormida,
y al amanecer
llena de ilusión,
mirar mis zapatos
a ver que tenían.

En mi carta pediría
poco, poquito,
para que los Reyes
lo repartan bien
y no quede sin nada
ningún zapatito.

Para que ningún niño,
al levantarse,
vea vacíos
sus limpios zapatos,
y con pena diga,
¿Por qué no hay nada?
si no he sido malo….

Y sus papás
tengan que decirle:
“No llores mi niño,
cuando los Reyes
por aquí pasaron
no tenían juguetes,
se les acabaron”

    Poema recogido en el libro SOÑANDO DESPIERTA, escrito por Elisa Sacristán Utrilla

◘ Comprar en casa del libro

II

Metal intacto en la noche sin sombras de la
piedra,
tinta oscura vaciada en tierra,
sereno barro virgen...

Cosa tras cosa fuera del yerro,
todo elemento intacto,
antes del sí, del no, de toda la forma,
como un molde vacío
o como un río de plata del que nadie puede abrevar
y que no tiene donde escanciarse.



     
    Poesía recogida en el libro de La salvaja, escrito por Carmen Boullosa
◘ Comprar en amazon
◘ Comprar en amazon España