LÁGRIMAS

El silencio me acompaña.
Las agujas del reloj
siguen marcando sin pausa.
Y acuden dos lagrimillas,
y los ojos se me empañan.
Pienso que llorar es bueno,
lava tu mente y tu alma.
Llorar es de gente noble

que reconoce sus faltas.
Lágrimas que se derraman
por un adiós o un mañana.
Lágrimas que caen copiosas
cuando el espíritu humano
está atado entre cadenas
de mentiras falsedades,
de miedo y desesperanza.
Lágrimas, lágrimas, lágrimas,
cuántas cosas escribiría,
sobre el agua que al verterla ,
te relaja y tranquiliza.

    Poema de Mª Consuelo Franco Gútiez recogido en el libro DOLOR DE UN ALMA BLANCA

◘ Comprar enEditorial Club Universitario

No hay comentarios :