LIBERTAD

Una tarde conocí mis lágrimas.
Me había escapado del barrio,
me había saltado la merienda
y perdí la rebeca.

Sabían a culpa,
pero eran dulces.

    Poema de Mario Rodríguez García que se recoge en el libro PROHIBIDO ARROJAR ESCOMBROS
◘ Comprar en casa del libro

No hay comentarios :