SÓLO TARTA DE QUESO

La saliva me sabe a morfina,
la sonrisa a hueco drenaje,
la caricia a espina encharcada,
el beso a camuflaje en exceso,

la broma se vuelve sarcástica,
la ternura un mísero abrigo
en espacio,
mi pelo te escuece la vista,
mi pecho grita en silencio al ver
tus colgajos,
y las yemas de mis dedos arden
al tocarte,

nunca antes te tuve en mis manos
tan frágil,
tan doliente,
tan suplicante de una fortuna
diferente,

mientras
yo,

sólo soy capaz de acompañar
tu reconstrucción de coraje
envuelta en yemas de huevo con sabor
a tarta de queso.

    Poema de Eva Márquez que se recoge en el libro CUANDO LA LLUVIA NO TE ALCANZA

◘ Comprar en casa del libro

No hay comentarios :