SECRETOS


No recuerdo sus abrazos,
los que se darían,
ni el color de las tardes
de feria o conflicto.
Sólo los domingos
de churros y campo,
y algún viaje
a Sevilla y ya llegamos.

Total, lo mío
eran las meriendas
de pan con aceite,
leer con sed de niño
los anuncios de las vallas,
y callar los secretos
de piedras y palos
bajo la cama.

    Poema de Mario Rodríguez García que se recoge en el libro PROHIBIDO ARROJAR ESCOMBROS
◘ Comprar en casa del libro

No hay comentarios :