LAS LÁGRIMAS DE MI MADRE

Madre, tus lágrimas son lluvia para esta mañana yerma,
paño húmedo de un dolor sediento, interminable,
gimes
gimes tu soledad
despiadadamente seca como este mediodía,
dura y caliente roca,
bajo tus pies, bajo tu vida,
árida y yerma, como una letanía.
Lloras mi ausencia, madre, como la de un muerto.
Y sufres la partida de mi abuela, como a una desterrada.
Quizá tu llanto tenga algo de verdad,
pues la distancia la soporto, madre,
la soporto como pesada losa,
como si me enterraras en un pasado inmóvil,
como si yo formara parte de una vida anterior,
como si al mencionarme, te vistieras siempre de luto.
Y a mi abuela, la sentimos apartada,
perdida, extraviada en un silencio lejano,
inapelable,
sellada su presencia
por ese exilio eterno, involuntario e irrevocable de la muerte.

Mudas… y distantes,
así estamos mi abuela y yo, en tu mente.
Pero, estoy segura, siento
que ambas compartimos el deseo inútil de tomar tu mano
a pesar de la lejanía, a pesar del tiempo, y el sollozar silente.

Compartimos el pequeño deseo, de que esta brisa de mayo
abanicando tu cara
sea el beso espectral que tu madre y tu hija
te brindan
secando tus lágrimas,
disipando fronteras que no nos pertenecen.

Ni la muerte, ni la distancia son nuestras.
Nos apropiamos en cambio, del amor,
de esa extraña fuerza que nos vuelve presentes
como fantasmas de tu cotidianeidad,
que hace brillar nuestros ojos en las fotografías inertes,
que te lleva a escuchar mi voz en mis hojas de poemas,
que nos convierte en sombras que rondan tu sonrisa,
que nos transforma en espectros de los recuerdos bellos.

Ni abuela ni yo, madre,
estamos muertas o ausentes.
Pues el amor es más fuerte que la distancia o la muerte.

    Poema de Isis Estrada Quintero que se recoge en el libro CRÓNICAS ÍNDIGO
◘ Comprar en Bubok

EL DESPUÉS

El Después nos espera
con las brasas y los brazos abiertos
ah pero mientras tanto
vemos pasar con su cadencia
la muerte meridiana de los otros
los más queridos y los no queridos

cada paso que damos hace huella
tiene su nube propia / su pregunta
pero además sabe que es imposible
reconciliarnos con la propia sombra
ya no encontramos a los nuestros
en las pálidas imágenes ausentes
no logramos soñar / sólo esperamos
que alguien nos sueñe sin puñales

de todos modos preparamos
la boca por si vuela un beso
y si no vuela siempre queda
uno que emerge del olvido
aunque está hecho de blanduras
el amor es un esqueleto
con vértebras / tuétanos / huesitos
que permanecen mientras el resto
inútil como siempre
se va haciendo ceniza

¿y qué dirá el Después / después de todo?
tengo la impresión de que sus brazos
empiezan a cerrarse
y es ahora mi muerte meridiana
la que en silencio está diciendo ven
pero yo me hago el sordo.

    Poema de Mario Benedetti que se recoge en el libro BIOGRAFÍA PARA ENCONTRARME

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

PROPIEDAD

En las manos,
cinco piedras,
el trompo, su guita,
dos postillas antiguas.
En la cara,
los ojos vigilantes,
una sonrisa de estreno.
Y en el bolsillo
el mechero de mi padre.

Y las ganas
de encontrar a alguien
a quien contárselo

    Poema de Mario Rodríguez García que se recoge en el libro PROHIBIDO ARROJAR ESCOMBROS
◘ Comprar en casa del libro

CERRADO MUNDO ABIERTO (EN VENTANAL)

cerrado

sólido el aire, inerte,
de quietud concentrada
y tacto vertical,
denso velo de claridad
indiferente al mundo,
cielo de azul artificial,
luz fugitiva que al deseo escapa
tarde no consumada en reflexión opaca,
soledad –compartida– de cristal.

abierto

brisa entre hojas, risa de niños,
vuelo de golondrinas
en el nido del mundo,
sol en cascada, primavera del aire
¡se respira claridad!
intercambio, aliento,
correspondencia, curso,
gracia del movimiento
en apertura universal.

cerrado

sólido el aire, inerte,
hermética frontera transparente,
sombra escarchada
de silencio y claridad lunar.
espejo, cualidad
del invierno inmanente, reflejo
de figura carente de sustancia,
vacío, introversión, nostalgia
de mundo indivisible natural.

    Poema de Miguel Angel Prados que se recoge en el libro LA RAMA FLORECIDA CON EL CANTO
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon