UN NUEVO DÍA

Abro los ojos, extiendo mi mano
para saber que estás a mi lado,
en mi vida y en mi cama,
en el pasado que mira desde las fotos sonrientes,
en el recuerdo que observa desde cada objeto
de esta recámara en la que existes, permaneces
en cada olor a noche húmeda y vibrante,
en la grieta desde la cual un futuro nos espera,
sin ninguna prisa,´
porque tendremos todo el tiempo del mundo
para no alcanzarlo.

Me gusta tu presente y el mío, que son el mismo,
son el instante del encuentro sin espacio o tiempo
porque tú vives mi existencia,
mejor dicho la sufres,
y yo permanezco aposentada en tu materia
transito tus rincones mentales
me instalo en cada centímetro de carne,
inquilina de tu alma,
soy en ti, te habito.

Aquí ya estás, despiertas sin sobresaltos,
emerges desde las aguas del sueño,
y yo te amparo ahora como náufrago en el puerto;
te recojo en esta orilla que suelen llamar
“el mundo de la materia”
y yo lo nombro el reino del dolor
del egoísmo o el llanto.
Te recibo al nuevo día con la única esperanza
de un beso suave
y el regalo inesperado del amor,
esa humilde emoción
que sentimos los poetas, los trovadores,
los místicos, los perros,
los malvados que aún recuerdan sus quimeras,
los presidiarios que añoran a sus hijos,
y el anciano que evoca incurable los ojos
del amante ausente.

Esta mañana te amo como el sol,
con un amor brillante, inoportuno.
Esta mañana me amas como el viento,
me recorres, cálido, revolviendo emociones y sentidos.
El futuro, que siga esperándonos que al fin y al cabo
en el presente te amo, vibro… Vivo.

    Poema de Isis Estrada Quintero que se recoge en el libro CRÓNICAS ÍNDIGO
◘ Comprar en Bubok

No hay comentarios :