LA DISTANCIA

Cuando el tiempo iba en silla de ruedas
nosotros lo empujábamos por detrás
y los cadáveres plantaban primaveras
encerrando orgasmos en vainas de guisantes.

Mil tisanas de eucaliptos he dejado
en cada gota de llanto que vertí por ti...
A cambio de eso, tus cuerdas vocales están sanas.

Puedo reconocerte en las palabras,
a mí no puedes engañarme,
aunque los gallos martilleen el insomnio
y los puñales del alba se reflejen en tus ojos.

Los puentes de la medianoche se han caído.
Por lo tanto, la distancia que hay hasta mi boca
es ya infinita e incalculable...

    Poema de Inmaculada Arrabal que se recoge en el libro AMAYAMAR
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon

No hay comentarios :