PRELUDIO

¿Te ofreces por azar al caminante
o eres tú, piedra rota, el principal motivo de su rumbo?
¿En ti habita su nombre y escritura?
¿Eres el ámbito de su propia conciencia
o el vuelo entre sus manos?
¿El silencio y el canto de quien te escucha?

El viajero reconoce en tu forma su antiguo corazón,
su memoria en el liquen amarillo,
su tiempo ya sin tiempo en tu materia,
su noche desgajada de la noche total
en la señal de tu rotura:
desprendimiento de la roca.

Y ahora que escondes, piedra, en otros reinos,
modifica su aspecto mineral,
penetras en la tierra hacia un fondo común
cantas en el vacío y desapareces.

Todo es desolación entre la bruma
que difumina al peregrino en el paisaje
del ser y del no ser,
pero ya oyó su origen en tu centro
y ha mentado tu nombre, piedra rota.

    Poema extraído del libro PIEDRA ROTA de José Ramón Ripoll

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

MEMORIA DEL LUTO

¿Cómo les afectará, sus alveolos,
la nube tóxica que parece viciar
indefectiblemente sus aspiraciones?
Alto, falso arranque.
¡Dejémonos de florituras!
Me refiero a cómo les influirá
a nuestros jóvenes
esta crisis en la que todo vale:
la desafección, el empeño
para que caigamos en un profundo desaliento.
¿Sobrevivirán más fuertes,
igual que los héroes mitológicos
o les quedará una mancha crónica
de tristeza mineral?
¿Se recordarán como cuando aquella
otra manta fosca
parecía extenderse para siempre sobre nosotros?
Acaso dirán: «Disculpen las molestias,
pero, a pesar de todo
¡de la leche en polvo y el queso rancio
y aceite de hígado de bacalao,
del colegio de curas de misa y rosario
en el mes de las flores y la confirmación,
del latín y los logaritmos neperianos,
de la mili y la guardia civil
y los grises y la desapercibida,
de los gibralarespañol y el sindicato vertical
y de los cursos prematrimoniales
-en el tiempo del Caudillo,
hijo de un obrero de izquierdas-,
mi infancia de cromos y canicas y un balón,
de escondites y bisontes,
de a la una anda la mula y a las dos anda el reloj…
un cachorro, un jabato, ¡un trueno!),
Lo siento, fue feliz».
¿Quién lo sabe?
La memoria del luto
tiene el oráculo propio de cada época.

    Poema de Antonio García que se recoge en el libro PAPEL DE LIAR
◘ Comprar en Pasionporloslibros

LA PARED

NO hay lugares vacíos
si se posan en ellos unos ojos;
los puebla la mirada
con las propias historias de quien mira.
Lienzos del cielo, páramos
del mar con sol o luna,
cuaderno inmaculado de la nieve:
me adentro en sus espacios y descubro
que hablan de mí, y me saben, me revelan.
En lo lleno, el espíritu se ofusca
de color, de relieves;
en lo más despojado exulta y canta,
de sí mismo se nutre.
Me he sentado de nuevo ante este muro
blanco, desnudo, limpio, de mi cuarto.
No es simple y plana superficie, no
es extensión sin nada.
Vago por su blancura,
y poco a poco acude el movimiento
a su delimitada infinitud:
imágenes de un todo
que conozco o que sueño.
Miro despacio, escucho largamente.
Cumbres y abismos, valles,
praderas arrasadas por la luz.
Contemplo un ancho río poderoso.
Como juncos que el viento agita o mece
se mueven las palabras. Oigo el mundo.
Se oye pasar la vida.

    Poema de Eloy Sánchez Rosillo que se recoge libro ANTES DEL NOMBRE
lo◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

LOS NOMBRES

Albor. El horizonte
Entreabre sus pestañas
Y empieza a ver. ¿Qué? Nombres.
Están sobre la pátina

De las cosas. La rosa
Se llama todavía
Hoy rosa, y la memoria
De su tránsito, prisa,

Prisa de vivir más.
A largo amor nos alce
Esa pujanza agraz
Del Instante, tan ágil

Que en llegando a su meta
Corre a imponer Después.
Alerta, alerta, alerta,
Yo seré, yo seré.

¿Y las rosas? Pestañas
Cerradas: horizonte
Final. ¿Acaso nada?
Pero quedan los nombres.

    Poema de Jorge Guillén que se recoge libro AIRE NUESTRO
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

SENTIRSE DESOLADO

Sentirse desolado
puede ser un consuelo
que debes rechazar.
Cáliz que, si lo apuras,
alumbrará las sombras
profundas que hay en ti.

Desolación, llamada
a abrir nuevos espacios
más profundos,
donde has de rechazar
también todo consuelo.

    Poema extraído del libro SIN RUIDO de José Corredor-Matheos

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

LAMENTO

«Llegó la noche y no encontré un asilo;
y tuve sed… mis lágrimas bebí…»
Gustavo Adolfo Bécquer


En mis noches de fiebre y pesadilla
yo sueño con un pecho masculino
que sirva a mi cabeza de almohadilla
y alivie las heridas del camino.

Y quisiera sentir sobre mi frente
unas sensibles y cálidas manos
que apaciguaran esta brasa ardiente
y ahuyentaran mis temores insanos.

Pero cuando despierto de mi sueño
tropiezo con una cruda realidad
y aunque en obviarla pongo todo empeño

me rindo a la evidencia, es la verdad
que aprisionada estoy en red con “dueño”
donde no tiene cabida la piedad.

    Poema de Alba que se recoge en el libro QUE SE DUERMAN LAS PENAS EN MI PECHO
◘ Comprar en Pasionporloslibros

BESOS DE PALABRA

El beso dice a su modo y ofrece en silencio la palabra que se da, la palabra que acaricia la piel y discurre tierna y apasionadamente por el cuello y el pecho entrelazando, como Cicerón nos pide, el corazón y la lengua. El beso abre la carta sellada por labios ajenos y encuentra en ella el anticipo de lo que habrá de venir y de suceder. Nuestras palabras pueden ser relación, entretejimiento, pueden palpar, abrazar, hasta propiciar la entrega más requerida, la compañía, el afecto o la pasión que nos faltan. No son la sublimación de un beso del que carecemos, son el que damos, el que sólo dándolo recibimos. Las palabras no se poseen previamente, sólo se atisban al ofrecerse, se presagian en su decir.
Tiritan los labios y anticipan lo que quizá no llegue a ocurrir. Pero desearíamos. El temblor del alma los humedece y perfila contornando su dulce y suave textura hasta definir su posición como una llamada, como una llamarada. Aun así, parecen insuficientes para poder hablar. Ninguna lengua articulará la palabra indecible. Sólo un beso logrará dibujarla en común. Tal vez sea necesario demorarse, quizá precipitarse furtivamente, pero nunca la prisa o el tedio. Al besar, la mirada se ve afectada, los ojos se encuentran con lo nunca visto, al precio, en ocasiones, de no ver lo que parece evidente, de ver como si la cercanía total impidiera reconocer, de ver como si el silencio elocuente del eros operara en la visibilidad, hasta tener que ver con alguien, que ya es algo otro que un ver.
Las bocas se encuentran en la palabra beso que, en su juego, es una palabra que insiste en reiterar su primera sílaba.
Basium, con su etimología desconocida, permite el pálpito onomatopéyico de la sílaba inicial y en sus reiteración silban y salivan los labios. Prácticamente se produce un aleteo, un temblor que alcanza a todo el cuerpo, como si el alma nos viniera de al guien. La palabra no surge entonces de ningún interior, nos llega como un deseo, una intensidad, un tiempo callado, un espacio compartido.
Resulta desafiante leer en los labios el preludio de una palabra, lo inteligible hecho carne. No habrá proferencia de sílaba alguna, ni se articulará otro decir que el de un gesto, un abrazo de la boca por la que nos perdemos y nos damos. Necesitamos ese beso-palabra que nos viene de la boca de alguien, que se nos ofrece directa y claramente, que se pronuncia por él o ella en nuestra boca, como si dijera su palabra en nosotros, siendo propiamente la más nuestra, como ninguna.

    Texto extraído del libro ALGUIEN CON QUIEN HABLAR de Ángel Gabilondo

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac

HUELLA

De todo ese rumor que configura
la playa, el firmamento, el mar, su orilla,
sólo un guijarro entre las manos
asevera quién soy
más allá de los dedos que lo tocan
y acarician su mineral sustancia.
En la fusión imperceptible
de mi huella en la piedra
se escribe cuanto he deseado
y no ha podido ser.
Devuelvo el tiempo al agua
y continúo escuchando su sonido.
Lo demás es paisaje y una deuda
que me ha ocultado la mirada.

    Poema extraído del libro PIEDRA ROTA de José Ramón Ripoll

? Comprar en casa del libro
? Comprar en fnac
? Comprar en amazon España
? Comprar en amazon Estados Unidos

MOTIVO

Amor sale a mi paso en toda hora.
Crecido de su pecho de navíos,
salta mi verso con fluidez sonora.

Derramándome voy como los ríos
que marchan despoblándose en torrente
sobre la tierra de sus regadíos.

De pie mi corazón, en vuelo ardiente,
sangre de centinelas desveladas
dándose entre los hombres inmanente.

Rosas y espinas entre medio hiladas,
jauría de este amor firme y herido,
y una espuma de horas perfumadas
llevándome hacia el mar, atardecido.

    Poema de Manuel Pinillos que publicó en el libro A LA PUERTA DEL HOMBRE y que encontramos en la recopilación MANUEL PINILLOS. POESIA COMPLETA (1948-1982)
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

ESTOS VERSOS QUE BROTAN

Estos versos que brotan
del silencio
recogen sensaciones
del instante
y otras que creías
olvidadas.
Así vas aprendiendo
a conocer
el gozo y el dolor
de que estás hecho,
con los que, deshaciéndote,
te haces.

    Poema extraído del libro SIN RUIDO de José Corredor-Matheos

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

MIENTRAS EL AIRE ES NUESTRO

Respiro,
Y el aire en mis pulmones
Ya es saber, ya es amor, ya es alegría,
Alegría entrañada
Que no se me revela
Sino como un apego
Jamás interrumpido
—De tan elemental—
A la gran sucesión de los instantes
En que voy respirando,
Abrazándome a un poco
De la aireada claridad enorme.

Vivir, vivir, raptar —de vida a ritmo—
Todo este mundo que me exhibe el aire,
Ese —Dios sabe cómo— preexistente
Más allá
Que a la meseta de los tiempos alza
Sus dones para mí porque respiro,
Respiro instante a instante,
En contacto acertado
Con esa realidad que me sostiene,
Me encumbra,
Y a través de estupendos equilibrios
Me supera, me asombra, se me impone.

    Poema de Jorge Guillén que se recoge libro AIRE NUESTRO
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

Sueño eterno
nadie despierta
esta vida vacua
es tan desierta.

Miro al cielo
solo arrecia
muerte oscura
dulce amnesia.

Mi poesía alimenta
descansaré algun día
el sonido de alegría
por sí solo se sustena.

Cualquier andar
conduce al mismo lugar
la sombría tumba
el la que debo descansar.

Que pierdo yo al pensar
con lo que quise olvidar
sus lagrimas me despiertan
y ya no puedo soñar.

Cual perro abandonado
al viento debo gritar
odio que este mundo
nunca pare de girar.

Paso a paso
su propio camino
de mi alma el ocaso.

    Poema por gentileza de Endika Álvarez que se recoge en su manuscrito que podrás encontrar en el siguiente enlance

EL PASILLO ES TAN LARGO...

Tenía doce años lo recuerdo
cuando entré a trabajar con la Tristeza,
–poco sueldo me daba y he robado
haciéndola traición con la Alegría–.

Yo sé que están buscando para echarme
asistenta –inútil sin informes– y no encuentran,
porque...
el pasillo es tan largo...
aunque no hay niños
hay que lavar tanta cortina sin ventana,
fregar tanto cielo
echar la ropa en llanto
sacar brillo al dolor
después la compra
–donde nadie te fía–.

Y no encuentran.

Me quedaré sisando,
ahorrando,
para hacerme yo mi casa sin techo ni pasillo
como un árbol.

    Poema de Gloria Fuertes que se recoge en el libro NI TIRO, NI VENENO, NI NAVAJA
◘ Comprar en casa del libro

LA MIRADA

En tu materia ocurre el día,
el movimiento de los astros
y la luz ya extinguida de las estrellas,
la sonrisa del héroe
y el miedo de los dioses.
Todo en tu centro se equipara a la muerte,
al sueño gélido y profundo
de quien te mira y te retiene.

    Poema extraído del libro PIEDRA ROTA de José Ramón Ripoll

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

EL ALÉRGICO

Es alérgico al mundo.
Le causa repugnancia.
¿Alguien habrá culpable?

Le acosan confusiones
Que él sufriendo rehúsa.
Mientras, ¿quién es culpable?

Todo le es inferior.
Desprecia. Siente miedo.
Todos, culpables. ¿Y él?

    Poema de Jorge Guillén que se recoge libro AIRE NUESTRO
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

PRESENCIA

Tu mano es este ámbito en mi vida
que mueve un viento compartido y grave;
álamo de su raíz, mi tierra sabe
de su rama más alta y sostenida.

Tu labio; esa pradera perseguida,
esa abrasada avena donde cabe
el mundo, en su recinto más suave,
ala por mi espesura retenida.

Tus ojos, este tierno sobresalto,
vuelo cautivo, renovadamente,
en voluntaria cárcel de cobalto.

Tus hombros, la muralla de mi frente,
un día y otro límite al asalto
de mis depredaciones, dulcemente.

    Poema de Manuel Pinillos que publicó en el libro A LA PUERTA DEL HOMBRE y que encontramos en la recopilación MANUEL PINILLOS. POESIA COMPLETA (1948-1982)
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

¿DE QUÉ ME QUEJO...?


«Tengo sed. Me has quitado las praderas del norte,
regadas por arroyos de respeto y cariño.»
Luis Alberto de Cuenca.


¿De qué me quejo, si no me pega nunca?

¿De qué me quejo, de que beso o abrazo
no recibo? «Eso son naderías…»

¿De qué me quejo, de no haber conocido aún
el goce del amor? (¿Será verdad que tengo
pájaros en la cabeza..?)

¿De qué me quejo, de sus ataques de celos
envueltos en vapores de alcohol,
acompañados de públicas humillaciones
y de crueles amenazas en privado..? (Hay quien cree
que son manifestaciones de excesivo cariño…)

¿De qué me quejo, de sus insultos y de su trato soez?
«Bobadas, simplezas, tonterías…»
¿De qué me quejo, si no me pega nunca?

Mi corazón se siente apaleado sin piedad,
un día y otro día.

    Poema de Alba que se recoge en el libro QUE SE DUERMAN LAS PENAS EN MI PECHO
◘ Comprar en Pasionporloslibros

SONETO LXVI

No te quiero sino porque te quiero
y de quererte a no quererte llego
y de esperarte cuando no te espero
pasa mi corazón del frío al fuego.

Te quiero sólo porque a ti te quiero,
te odio sin fin, y odiándote te ruego,
y la medida de mi amor viajero
es no verte y amarte como un ciego.

Tal vez consumirá la luz de Enero,
su rayo cruel, mi corazón entero,
robándome la llave del sosiego.

En esta historia sólo yo me muero
y moriré de amor porque te quiero,
porque te quiero, amor, a sangre y fuego.

Poema recogido en las múltiples versiones del libro 20 POEMAS DE AMOR Y UNA CANCIÓN DESESPERADA,  de Pablo Neruda.

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en Amazon

ASÍ TE QUIERO

Desnuda te quiero, te quiero sobria.
Como la sombra en el crepúsculo
y la soledad tan sola.
Suave como la pluma del colorín
rozando tu vientre.
Como un trago de vino aloque,
cálida.
Honda como el rigor del silencio
con la boca abierta.
Así te quiero,
como el recuerdo que ha de venir,
como el deseo,
como la vida, como la muerte,
desnuda, sobria.

    Poema de Antonio García que se recoge en el libro PAPEL DE LIAR
◘ Comprar en Pasionporloslibros

EL ÁRBOL

Planta un árbol en tu viña,
y dedícate a observar,
cómo crece y desarrolla
en su largo caminar.

Es su vida en su comienzo
frágil, tierna y desvalida,
al igual que cualquier vida
que sembramos al azar.

Recibe alimento diario
y su tallo reverdece,
y a medida que se crece
va engrosando su tamaño.

Salen hojas y más hojas
y su tallo ya no es tallo
es un tronco vigoroso
que sostiene todo el árbol.

¿Quién alimentó su vida?
¿Quién fortaleció su tallo?
¿Quién lo hizo tan frondoso
y altivo en su gran tamaño?

¿Quién da el oxígeno diario
que consume ávidamente
la lluvia que lo enverdece
y que mitiga su sed?

El viento que sopla fuerte
y lo hace estremecer
con placeres infinitos,
que nadie puede creer.

¡Sólo Dios el que lo sabe
el que sabe cómo es
cada cosa en cada sitio,
para qué sirve y por qué!


    Poema extraído del libro CORAZÓN POÉTICO de Mercedes Arrazola
◘ Comprar en amazon
◘ Comprar en amazon España

CAMINO SORDO

Contra el maltrato
"Huye. El Amor libra batallas contra lo aciago, jamás pelea por Dominar.

A las puertas del camino sordo
de pies descalzos que huyen,
existe una mañana brillante
y nueva, que vas conociendo.

El día que abres la ventana
la libertad apenas se intuye,
pero el cálido rayo que deslumbra
no pertenece a otro día de guerra.

    Poema de Roberto Campos Pérez que se recoge en el libro ARENGA EN ROSA
◘ Descárgalo en casa del libro
◘ Descárgalo en amazon
◘ Descárgalo en amazon España