LAMENTO

«Llegó la noche y no encontré un asilo;
y tuve sed… mis lágrimas bebí…»
Gustavo Adolfo Bécquer


En mis noches de fiebre y pesadilla
yo sueño con un pecho masculino
que sirva a mi cabeza de almohadilla
y alivie las heridas del camino.

Y quisiera sentir sobre mi frente
unas sensibles y cálidas manos
que apaciguaran esta brasa ardiente
y ahuyentaran mis temores insanos.

Pero cuando despierto de mi sueño
tropiezo con una cruda realidad
y aunque en obviarla pongo todo empeño

me rindo a la evidencia, es la verdad
que aprisionada estoy en red con “dueño”
donde no tiene cabida la piedad.

    Poema de Alba que se recoge en el libro QUE SE DUERMAN LAS PENAS EN MI PECHO
◘ Comprar en Pasionporloslibros

No hay comentarios :