LA PARED

NO hay lugares vacíos
si se posan en ellos unos ojos;
los puebla la mirada
con las propias historias de quien mira.
Lienzos del cielo, páramos
del mar con sol o luna,
cuaderno inmaculado de la nieve:
me adentro en sus espacios y descubro
que hablan de mí, y me saben, me revelan.
En lo lleno, el espíritu se ofusca
de color, de relieves;
en lo más despojado exulta y canta,
de sí mismo se nutre.
Me he sentado de nuevo ante este muro
blanco, desnudo, limpio, de mi cuarto.
No es simple y plana superficie, no
es extensión sin nada.
Vago por su blancura,
y poco a poco acude el movimiento
a su delimitada infinitud:
imágenes de un todo
que conozco o que sueño.
Miro despacio, escucho largamente.
Cumbres y abismos, valles,
praderas arrasadas por la luz.
Contemplo un ancho río poderoso.
Como juncos que el viento agita o mece
se mueven las palabras. Oigo el mundo.
Se oye pasar la vida.

    Poema de Eloy Sánchez Rosillo que se recoge libro ANTES DEL NOMBRE
lo◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

No hay comentarios :