FRUTAL


Nací en el trópico
soy frutal sin estaciones
me averano a pura voluntad de mis sentidos

El cuerpo
se me llena con olor a mandarina

Presiento en cada pecho
un sabor distinto:
el derecho es maracuyá
y el izquierdo
un leve recuerdo a carambola

En los brazos
y sobre todo en las axilas
se me refugia
un aroma a mango trasnochado

En la curva de las nalgas
queda un resabio a guanábana madura

La papaya se me afinca
en la redonda suavidad del vientre

Por los muslos me sube presurosa
la presencia indiscutida del caimito
y remata en el punto exacto de mi sexo
donde adivino que convergen todos los sabores

Pero es solo en los atardeceres de mar
con el sonido de los caracoles
donde recobro la fiesta frutal
de mi presencia

    Poema de Arabella Salaverry que se recoge en el libro Erótica: Antología poética
◘ Comprar en amazon
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en casa del libro

LAS CUATRO ESTACIONES

HAY en el curso de las estaciones,
en su pausado giro,
una solemnidad que es sencillez,
un regocijo que es también tristeza.
Se mueve un poco el mundo sobre sí
con majestad muy grande y, a mi lado,
brota y se abre en la luz una flor púrpura;
después, un reiterado y leve impulso
y oigo cantar a la cigarra, o veo
cómo menguan los días, o que al cabo
llegó la nieve sin hacer ruido.
Y así rueda la tierra por el cielo
en torno al sol, con no afectada pompa,
y mi existir con ella.
Qué enigma este vagar inexorable,
que a un sueño se asemeja.
A su llegada,
toda estación es siempre bienvenida,
pues lo nuevo no sabe de la muerte
y da contento al corazón del hombre.
Pero cuando advertimos que se acaba
esta que ahora transcurre
o pensamos en tantas que se han ido,
se llena el alma de melancolía.

    Poema de Eloy Sánchez Rosillo que se recoge libro ANTES DEL NOMBRE
lo◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

(SETENTA Y CINCO 1968)

A la luz por claroscuro
De este denso cumpleaños
Logro ver en panorama
Paisajes de mi pasado,
Riesgos, anhelos, esfuerzos,
La vocación como estado
De tensa impaciencia lenta
Por un camino muy largo
Que descubro ahora corto:
Una flecha hacia su blanco.

    Poema de Jorge Guillén que se recoge libro AIRE NUESTRO
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

EL DÍA QUE NO ERA

AMANECE despacio,
y llega el día con mi muerte al hombro.
Sí, la miro y es ella. No hay error.
¿Cómo decirle al día que se vaya,
que regrese a su origen, que no sea?
Huyendo de su luz inapelable
corro por los caminos más secretos,
más arduos y a trasmano.
Pero me sale al paso y se me pone
delante una vez y otra.
¿Dónde estás, madre mía?;
ampárame;
soy un niño que tiembla.
Y el día se abalanza sobre mí,
con mi muerte inequívoca.
Y corro, corro, y grito.
Y no sé cómo
logro evitarlo al fin, quedar al margen
de su vertiginosa trayectoria.
Con mi muerte a la espalda,
ha pasado de largo junto al miedo
que me encubría como nube o niebla,
y ahora ya va apagándose deprisa
tras los montes aquellos.

    Poema de Eloy Sánchez Rosillo que se recoge libro ANTES DEL NOMBRE
lo◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

TIEMPO PERDIDO EN LA ORILLA

Se ofrece, se extiende,
Cunde en torno el día
Tangible. De nuevo
Me regala sillas.

No. Mejor a pie
Veré los colores
Del verano mío,
Que aun no me conoce.

Por de pronto, bajo
Mis manos vacías,
Un presentimiento
De azul se desliza,

Azul de otra infancia
Que tendrá unas nubes
Para perseguir
A muchos azules,

Posibles a veces
Dentro de una quinta
De amigos, muy cerca
—¡También será mía!—,

Con facilidades
Por arroyos, locos
De los regocijos
Que emergen de agosto,

Y sombras de dos
En dos, indistintas
Sobre las riberas
Que a un gris verde invitan.

Jugando a las horas
Que se juegan, entre
Todos los azares,
¿Qué amor no aparece?

Sálvame así, tiempo
Perdido en la orilla
Libre, tanto amor,
Tanto azar, las islas.

    Poema de Jorge Guillén que se recoge libro AIRE NUESTRO
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

ERES DE NUEVO EL NIÑO

Eres de nuevo el niño
que una tarde volvía
del colegio
y contemplaba absorto
los luminosos charcos
de la lluvia,
descubriendo, de pronto,
la belleza del mundo.
Pero te has detenido
al borde del abismo
que hay en ti.
Y qué lejos, de pronto,
la belleza del mundo,
qué lejos todo ya.

    Poema extraído del libro SIN RUIDO de José Corredor-Matheos

◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

CUANDO YA NO ENTONCES

No hay más extensión que el día y la noche.
Existir es obrar,
abrir los ojos a los días indolentes,
entre recuerdos soñados
y calendarios futuros
de olvidados placeres y despedidas,
de dolores de muelas y sedantes,
de labios en húmedas memorias,
de rutinas y zapatos vacíos.
Hasta que un lunes o un otoño
llegue la noche de los días,
el instante en que cerremos
o nos cierren los ojos y se abran
otros que acaso digan
sábado o agosto.

    Poema de Antonio García que se recoge en el libro PAPEL DE LIAR
◘ Comprar en Pasionporloslibros

SONETO ANTE UN RETRATO

¿En qué dolor, di, piensas asomada
a esos ojos de oleaje inadvertido:
el corazón adentro sólo el ruido
y, aquí, su soledad desamparada?

¿Qué silencio, que muerte tan callada
que va dejando el cauce malherido,
a ti que me traías paz y olvidojavascript:void(0);
con sólo verte el alma retratada?

Si esa corriente de mortal anhelo
enamorado, tal perfume lleva
que de sólo advertirlo me abre el cielo;

Su tristeza a mis ojos lleve en vilo,
que en su muerte la vida quiero en prueba
de que es la muerte, así, tan dulce asilo.

    Poema de Manuel Pinillos que publicó en el libro A LA PUERTA DEL HOMBRE y que encontramos en la recopilación MANUEL PINILLOS. POESIA COMPLETA (1948-1982)
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon

NIÑO

Claridad de corriente,
Círculos de la rosa,
Enigmas de la nieve:
Aurora y playa en conchas.

Máquina turbulenta,
Alegrías de luna
Con vigor de paciencia:
Sal de la onda bruta.

Instante sin historia,
Tercamente colmado
De mitos entre cosas:
Mar sólo con sus pájaros.

Si rica tanta gracia,
Tan sólo gracia, siempre
Total en la mirada:
Mar, unidad presente.

Poeta de los juegos
Puros sin intervalos,
Divino, sin ingenio:
¡El mar, el mar intacto!

    Poema de Jorge Guillén que se recoge libro AIRE NUESTRO
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

CANTO DE ESPERANZA

«Estaba tan hundido,
que para que mi alma
se asomara a las verdes
cumbres de la alegría
tenían que ser sus frondas
las que en el aire alzaran
mi júbilo en ruinas.»
Manuel Altolaguirre.


Hundida en triste calma
se me helaron las manos y la boca
de suplicarte amor como una loca.
Han sido tantos días de desdén…

Pesan sobre mi alma
montones de palabras nunca oídas
mas las caricias jamás recibidas
que mi huérfano cuerpo reclamó.

Tiemblan en mi garganta
miles de frases que se me durmieron
en madrugadas que no amanecieron
porque tú no las dejaste alborear.

Duelen en mis retinas
el gesto hosco y el desplante huraño
la amenaza tenaz que año tras año
me ha cubierto de quebranto y de pavor.

Escuece aún en mi rostro
ése tu beso estéril y perdido
mi inútil juventud que ya se ha ido
que mustia, triste y vacía fue.

Mas hoy lo he decidido,
he de salir por siempre de tu vida,
recobraré mi voluntad perdida,
venceré a mi pesar con ilusión.

Tendré que levantarme
y caminar por senda que redima
resistiré hasta coronar la cima
a golpes de energía y de tesón.

A manotazo limpio
me quitaré de encima la amargura
aclararé mis noches de negrura
malpariendo mis días de dolor.

Tendré que liberarme
para trocar por risa antiguo llanto
cubriré mis heridas con un manto
y borraré de mi vida el desamor.

Entonaré gozosa
un canto de alegría y esperanza…
¡Yo me pondré en el alma una coraza
y retaré a mi destino con valor!

    Poema de Alba que se recoge en el libro QUE SE DUERMAN LAS PENAS EN MI PECHO
◘ Comprar en Pasionporloslibros

ANTES DEL NOMBRE

DESPERTÉ y habitaba
la estancia inacabable de la luz;
supe del todo y siempre,
y era yo nadie y nada y cada uno
antes del nombre, el traje, la mirada.

Pronto llegó el instante
primero, y otro, y otro, y se apagó
de golpe el sitio aquel del que ahora apenas
tengo tan sólo unas migajas pobres.
Y fui el que Eloy se llama, el que esto escribe,
alguien con su tristeza y su alegría,
su sol, su lluvia, su ansia, sus papeles.

    Poema de Eloy Sánchez Rosillo que se recoge libro ANTES DEL NOMBRE
lo◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos