CANTO DE ESPERANZA

«Estaba tan hundido,
que para que mi alma
se asomara a las verdes
cumbres de la alegría
tenían que ser sus frondas
las que en el aire alzaran
mi júbilo en ruinas.»
Manuel Altolaguirre.


Hundida en triste calma
se me helaron las manos y la boca
de suplicarte amor como una loca.
Han sido tantos días de desdén…

Pesan sobre mi alma
montones de palabras nunca oídas
mas las caricias jamás recibidas
que mi huérfano cuerpo reclamó.

Tiemblan en mi garganta
miles de frases que se me durmieron
en madrugadas que no amanecieron
porque tú no las dejaste alborear.

Duelen en mis retinas
el gesto hosco y el desplante huraño
la amenaza tenaz que año tras año
me ha cubierto de quebranto y de pavor.

Escuece aún en mi rostro
ése tu beso estéril y perdido
mi inútil juventud que ya se ha ido
que mustia, triste y vacía fue.

Mas hoy lo he decidido,
he de salir por siempre de tu vida,
recobraré mi voluntad perdida,
venceré a mi pesar con ilusión.

Tendré que levantarme
y caminar por senda que redima
resistiré hasta coronar la cima
a golpes de energía y de tesón.

A manotazo limpio
me quitaré de encima la amargura
aclararé mis noches de negrura
malpariendo mis días de dolor.

Tendré que liberarme
para trocar por risa antiguo llanto
cubriré mis heridas con un manto
y borraré de mi vida el desamor.

Entonaré gozosa
un canto de alegría y esperanza…
¡Yo me pondré en el alma una coraza
y retaré a mi destino con valor!

    Poema de Alba que se recoge en el libro QUE SE DUERMAN LAS PENAS EN MI PECHO
◘ Comprar en Pasionporloslibros

No hay comentarios :